LA NACION - Viernes 7 de febrero de 1936


UNA LARGA COLUMNA POPULAR ACOMPAÑO
LOS RESTOS DE C. GARDEL A LA CHACARITA

El cortejo fúnebre poco después de salir del Luna Park

En el acto dal sepelio de Carlos Gardel, realizado ayer en el cementerio dal Oeste, se repitieron las manifestaclones de sentimiento popular registradas an la Dársena Norte y en el Luna Park, lo mismo a la llegada del Pan America, qua trajo los restos del cantor a Buenos Aires, como en el estadio donde fueron velados y se les tributó un homenaje póstumo.

Desfile del cortejo fúnebre

Poco después de las 9 empezó a llegar al local del Luna Park el público qua se disponía a formar en el cortejo funebre para acompañar los despojos mortales del cantor desaparecido y las personas qua constituian las comisiones uruguaya y argentina de homenaje a la memoria de Carlos Gardel. Minutos antes de las 10, la carroza, tirrada por ocho caballos, y los coches destinados a llevar las coronas de flores se detuvieron a las puertas del estadio, donde ya se habían reunido Centenares de personas, en muchedumbre cada vez más numerosa. La marcha del cortejo se demoró, sin embargo, algún tiempo, pues la comisión pro homenaje había resuelto, en vista de los desperfectos sufridos por el ataúd en su conducción desde el puerto al Luna Park, cambiar el féretro, disponíendose al efecto uno nuevo de caoba, ricamente ornamentado, que fue tomado a pulso por varios miembros de dicha comisión y algunos amigos íntimos de Carlos Gardel.
La carroza fúnebre, precedida par los coches con las coronas y rodeada poco despues por agentes de la policía montada, emprendió la marcha por la calle Corrientes, hacia el Oeste, seguida de gran cantidad de público. A la altura de Florida, cuando ya el cortejo había aumentado considerablemente, desde las aceras, donde se habían estacionado numerosas personas, y desde los balcones, que aparecian también llenos do curiosos, se arrojaron con frecuencia ramos de flores sobre el féretro, al paso lento de carroza fúnebre. Así siguió el cortejo a lo largo de la citada calle, saludado en algunas esquinas per conjuntos orquestales, que ejecutaron los tangos más conocidos del repertorio de Carlos Gardel. También el público que seguia la carroza entonó en alguna oportunidad populares canciones porteñas. Un grupo de gauchos  apareció inesperadamente y avanzó al encuentro de la comitiva, llevando una corona de flores con una expresiva dedicatoria al cantor. Poco después, una carreta, la típica carreta, tirrada por cuatro bueyes y ocupada por chinas y gauchos, se incorporó también al cortejo, en el que puso una nota pintoresca y emotiva.
La calle Triunvirato presentó asimismo un animado aspecto al paso de la comitiva, y también allí abundaron las ofrendas florales a Gardel.

En el cementerio del Oeste

Cerca de Jas 13.30 llegó el cortejo a la necrópolis del Oeste y se dlrigió hacia el Panteón Internacional de Artistas, donde quedará depositado el ataúd hasta la erección del mausoleo que se proyecta construir. En el cementerio esperaba una gran cantidad de público, que, unido al de la comitiva, formó una compacta muchedumbre, a la que no se pudo contener, siempre, pues pugnaba a cada momento por acercarse al feretro cuaudo era conducido al panteón, donde se había restringido rigurosamente la entrada. Las fuerzas de policía que se reunieron allí debieron realizar grandes esfuerzos para contener a la multitud de personas aglomeradas en las cercanías del Panteón Internacional de Artistas, algunas de las cuales se habían encaramado en las verjas y los techos de las bóvedas próximas para ver mejor los detalles de la entrada dei féretro. Fué éste sacado de la carroza fúnebre y llevado per los miembros de las comisiones hasta el pie del altar de la cepilla, donde quedó depositado durante algunos minutos. Las puertas del panteón se cerraran inmediatamente, y entonces se determinó colocar el ataúd en el subsuelo, donde dscansará provisionalmente.

Pronunció un discurso A. Vacarezza

El popular sainetero Alberto Vacarezza, designado par la comisión para pronunciar un discurso en el sepelio de Carlos Gardel, hizo uso de la palabra en momentos an que el féretro so colocaba en el panteón. Vacarezza evocó con acertadas frases la figura del rnás celebrado de los intérpretes del tango y recordó los exitos lisonjeros de su actuación en el país y en el extranjero, donde consiguió casi tanta popularldad como en Buenos Aires. Trazó con palabra conmovida los rasgos morales de Carlos Gardel y terminó su oración can expresivas frases de homenaje a la memoria del cantor desaparecido.
El acto había finalizado y el público no parecia dispuesto a retirarse de las inmediaciones del Panteón Internacional de Artistas, ante cuya fachada permaneció reunido durante algún tiempo un elevado numero de personas.

Algunos accidentes

Al llegar los restos de Gardel al cementerio, el numeroso público que llenaba las explanadas y callejuelas, se apretujó, en distintos sectores, y a causa de ello ocurrieron algunos accidentes, aunque de carácter leve. Una de las victimas fué Gonzalo Alvarez, argentino, de 19 años, quien se cayó desde el pilar de una bóveda, produciendose varias lesiones. Este, así como la Sra. Eleuteria Sánchez de Pattl, que al ser apretada sufrió un desmayo, fueron conducidos al hospital Alvear. El personal de las tres ambulancias que envió La Asistencia Pública a la Chacarita atendió a otras personas que sufrieron principios de sofocacion y simples contusiones.

Above article and photo sent to me by Brandon on April 25, 2003.


Enlaces:

Otros articulos de la Nación:

Para escribirnos, favor oprimir aquí.

Search our Gardel Site
Buscador de Gardel Web
Gardel Web - Home of Carlos Gardel - The King of Tango

Last update: November 13, 2004

Copyright ©MMXVI Jack Lupic // Todos derechos reservados
NO PART OF THIS SITE (IMAGES AND
CONTENT) MAY BE USED (COPIED,
RETRANSMITTED, ETC.) WITHOUT A PRIOR
APPROVAL BY THE AUTHOR.