CARLOS GARDEL EN VENEZUELA
Abril - Mayo 1935

CARLOS GARDEL EN CARACAS
(25 DE ABRIL DE 1935)

From: elgardeliano20 (Pedro Lara) | Dec 11, 2010

Gardel singing at Radio Caracas (Venezuela) during his last tour in 1935

Fragmentos inéditos de la visita de Carlos Gardel a Caracas, Venezuela cuando visitó el Hotel Miramar el 25 de Abril de 1935, imágenes del lugar en el momento en que llegaba a Caracas y en las cercanías al hotel y imágenes de Gardel en el Hotel Miramar, Video acompañado con el con el tango Golondrinas.

Nota de Pedro Lara en la mesa de Todo Tango, 01/07/2011 02:35:56 a.m.

Gracias por la información, que bueno que encuentren información del paso de Gardel por mi país, también había un evento el 11 de diciembre del 2010 dedicado a Gardel en Caracas y según la prensa mostraron fotografías de el Zorzal cantando en el cine Rialto, que según entendí esa fue unas de sus ultimas actuaciones en Caracas y en donde el mando a rebajar los precios de entrada para darle mas oportunidad a la gente para poder entrar y verlo cantar. Me gustaría uno de estos días pasar por la biblioteca nacional y ver si hay algo en esos viejos periódicos que ellos guardan, y ver si hay algo (no visto o no encontrado) de la visita de Gardel en Venezuela.

Por cierto les envío este video que subí no hace mucho en mi canal en youtube, es lo que pude hallar en mi búsqueda de aquel video de Gardel en Venezuela, aquel que se ve muy blanco y no se pueden con detalle las cosas, y el mismo lo he encontrado y un poco mas completo y con mejor calidad, aquí se los dejo:

Nota de Pedro Lara, 06/07/2011 02:44:55 a.m.

Muchas gracias por la apreciación del video, y por la nota completa que recopila los pasos de Gardel por Caracas, en el video hay algo que muchos quizás pasen por alto, en el minuto 2:02 del video, justo en la escena donde están estos 3 personajes posando a la cámara, el del medio es el Edgar J. Anzola, quien fuera el responsable de estas tomas grabadas de Gardel en ese día, y que el era el director de la emisora Radio Broadcasting Caracas hoy conocida como Radio Caracas Radio, como sabrán en unos días mas tarde, para ser mas especifico el 15 de mayo de 1935, Gardel asiste a una audición en la emisora de radio Broadcasting Caracas y cantó un programa escogido por el público oyente...

https://www.youtube.com/watch?v=WQscSNMlZds
PROGRAMA RADIAL " TABERNA DE EL ARRABAL" DE LA RADIO DIFUSORA VENEZUELA EN EL AÑO 1960
El video producido y subido por (FTB) FERNANDO TAFALLA BARBERÁ


GARDEL EN VENEZUELA - Mosaicos porteños de Luis Alposta
Las iniciales FTB, pertenecen a FERNANDO TAFALLA BARBERÁ, de quien es la subida de este documental y los comentarios.

Era un jueves inolvidable para millares de venezolanos. Una multitud, calculada en más de 3.000 personas, esperaba en los muelles desde las 9 de la mañana a “El Divino Carlos” como lo había bautizado la prensa desde días antes. A las once y siete minutos bajó Gardel del vapor “Lara” Fue recibido por Luis Plácido Pisarello. Don Luis Plácido Pisarello, ciudadano argentino, con muchos años radicado en Venezuela fue el gestor directo de la visita de Gardel a Venezuela. He aqui la entrevista con Luis Plácido Pisarello.

https://youtu.be/9s-03Wajmms


EN HOMENAJE A LOS GARDELISTAS VENEZOLANOS. DOCUMENTO RADIAL.

Nota de Sr. Pedro Lara el 08/02/2012

Otro buen aporte de un usuario llamado chichinyo, esta vez es un homenaje que le realizo un grupo de admiradores gardelianos de Venezuela a Carlos Gardel y donde conmemoran el 25 aniversario su fallecimiento desde el Teatro Principal de Caracas, aparentemente en 1960 en el programa "Taberna del Arrabal" de Radiodifusora Venezuela, y donde nos relataran la historia de lo que ocurrió antes y después de la llegada por el mismo que trajera a Carlos Gardel a Venezuela, me refiero a Don Luis Plácido Pisarello que nos cuenta unas buenas anécdotas de la llegada y la estadía de Gardel por Venezuela.

Del articulo mas abajo "Gardel en Venezuela":

El jueves 25 de abril de 1935 Gardel llega al Puerto de la Guaira, procedente de Puerto Rico, en la motonave “Lara”.

Era un jueves inolvidable para millares de venezolanos. Una multitud, calculada en más de 3.000 personas, esperaba en los muelles desde las 9 de la mañana a “El Divino Carlos” como lo había bautizado la prensa desde días antes.

A las once y siete minutos bajó Gardel del vapor “Lara” Fue recibido por Luis Plácido Pisarello. Don Luis Plácido Pisarello, ciudadano argentino, con muchos años radicado en Venezuela fue el gestor directo de la visita de Gardel a Venezuela.


Por seguir tras de su huella...
La gira de Carlos Gardel por Venezuela

Por: Jaime Rico Salazar

El 28 de marzo de 1935 en un lujoso yate, el "Coamo" emprendió Gardel la gira de la cual no regresaría...vivo. Lo acompañaban Alfredo Le Pera, que a la vez haría de empresario de gira, sus guitarristas Barbieri, Riverol y Aguilar; José Plajas su profesor de inglés y Carlos Corpas Moreno como su secretario. San Juan de Puerto Rico sería la primera ciudad que irían a visitar. LLegó allí el 1 de abril habiendo vivido un delirante recibimiento: 40.000 personas esperaban al "zorzal" de Buenos Aires. Hizo su debut en el teatro Paramount el día 3. También se presentó en el teatro Yaguez de Mayaguez el día 9 y en la ciudad de Ponce en el teatro Broadway los días 10 y 11. Estuvo además en los teatros de Yauco, Manatí y Arecibo. Fueron 22 días de un apoteosis increible. La despedida fue igualmente multitudinaria. En Puerto Rico se reintegró a la comitiva, Alfonzo Azaff como agente de Relaciones Públicas.

Venezuela, la siguiente escala

En la motonave "Lara" llegó Gardel con sus compañeros a La Guaira el 25 de abril. Una verdadera multitud esperaba al ídolo en los muelles. De allí viajó a Caracas en tren y al contener la multitud enloquecida por ver al cantor, se formó un choque violento en el cual Alfredo Le Pera alcanzó a recibir un sablazo de parte de la policía. Gardel fue introducido en un automovil de capota (de lona) cerrada y el público con navajas la destrozó para poder verlo, razón por la cual tuvo que emprender el recorrido a pié en medio de la delirante multitud. Su primera presentación la hizo en el Teatro Principal en combinación con la película "El perro robado" (La costumbre de la época película más artistas). La primera canción que cantó fue el tango "Cobardía" y luego "Carnaval", "El carretero", "Insomnio", "Tomo y obligo", "Por una cabeza" y "Mi Buenos Aires querido". En este teatro hizo siete presentaciones mas una en el Rialto. El cambio de clima seguramente afectó su salud, porque tuvo que suspender algunas presentaciones. En Caracas también estuvo cantando en la emisora Broadcasting Caracas. Después viajó a Valencia y se presentó en el Teatro Municipal para luego seguir a Maracaibo, en donde actuó en el Teatro Baralt y Metro. También fue a Cabimas.

¿Qué fue hacer Gardel a Cabimas?

En la gira de Gardel hubo situaciones muy curiosas, que lógicamente llaman la atención, porque hoy nadie se explica que fue hacer al caserío de Cabimas, cuado era más lógica una presentación en alguna ciudad importante. Debieron ser muchos los billetes que le ofrecieron para que decidiera presentarse allí. No hay otra explicación justificable.

Por curiosidad, estimado lector, tome un mapa y localice a Cabimas.

Está en el Golfo de Maracaibo, entrando al mismo, en el costado opuesto a la ciudad del mismo nombre. En 1935 era una pequeña aldea de 15.000 habitantes, en su mayor parte trabajadores petroleros (con mucha plata seguramente) gente de color y de baja extracción social. ¡Posiblemente hoy sea diferente, pero en aquellos días eso es lo que mencionan los cronistas de la época! Después de dos horas de viaje por mar, pertiendo de Maracaibo llegaron a Cabimas. Allí se presentaron en el Circo Internacional el 20 de mayo y cantó hasta más no poder, pero el público quería más y más...al caer el telón la gente exaltada la emprendió contra el Circo. Destrozaron todas las sillas y por último le prendieron fuego. Cuando la policía intervino ya no había sino escombros. Aprovechando la oscuridad de la noche, Gardel y su comitiva tuvieron que emprender furtivamente un regreso apresurado a Maracaibo. ¡Qué experiencia la de aquella noche!

Ante Juan Vicente Gomez

Gobernaba entonces los destinos de Venezuela el dictador Juan Vicente Gomez y éste queriendo escuchar a Gardel, lo invitó a cantar a su residencia de Maracay (a dos horas de Caracas). Carlos que debía actuar en el Teatro Principal, no tuvo más alternativa (ya que habían ido por él) que salir directamente hacia la casa del anciano mandatario (ese año murió) que lo esperaba con unos cien invitados más. Conociendo Gardel que una de las debilidades del dictador, eran las riñas de gallo, le cantó "Pobre gallo bataraz"...

"Pobre gallo bataraz se te está abriendo el pellejo ya ni pa´dar un consejo como dicen te encontrás porque estás enclenque y viejo pobre gallo bataraz..."

Pienso que a Juan Vicente Gomez no le gustó mucho la canción porque la letra le decía mucho. Este sonríe cuando Gardel le canta y al terminar la actuación el mandatario le dió 10.000 bolívares, que Gardel rechazó en un principio pero que debe aceptarlos para no ser descortés. Mientras tanto el empresario del Teatro Principal, se vió en tremendas dificultades para explicarle al público el motivo por el cual el zorzal argentino no se había presentado aquella noche.

En Curazao y Aruba

De Maracaibo partieron por mar hacia Curazao, la Antilla Holandesa que está encima de Venezuela. Allí actuó durante cinco noches. En aquel tiempo residían en esta isla un grupo grande de venezolanos que incorformes con el gobierno dictatorial de tantos años de Juan Vicente Gomez, se habían organizado para hacerle resistencia a su gobierno. Y Gardel admirando el esfuerzo patriótico de ese grupo de persona, toma los 10.000 bolívares que le había entregado el mandatario venezolano y lo dona a la causa de los exiliados. Y en Curazao también sucede otra situación muy importate. Carlos Gardel que había esquivado el avión como medio de transporte, porque le tenía pánico, decidió presentarse en Aruba, pero en vez de ir por mar que era lo más lógico en aquellos días,aceptó viajar en avión. Fué su primera experiencia aerea. De allí esta vez por mar, se transladaron a Barranquilla en el vapor Presidente Gomez, llegando el 4 de junio al puerto colombiano. Se alojó en el Hotel del Prado y realizó en esta ciudad una presentación en el Teatro Apolo.

(x) Nota publicada en el diario "ALTAZOR" de Valencia (Venezuela) del 31 de julio de 1996 en la sección Arte y Literatura

Fuente: Club de Tango

Nota Ed.: Parece que Gardel pasó casi un mes en Venezuela. El 28 de mayo se lo ve en una foto en el Aeropuerto de Aruba con el rumbo a Colombia.


GARDEL EN VENEZUELA

Como parte de la gira que estaba realizando, Gardel estuvo en Venezuela desde el 25 de abril hasta el 23 de mayo de 1935, por lo que se puede afirmar que el Cantor pasó en este país el penúltimo mes de su vida.

El recibimiento

El jueves 25 de abril de 1935 Gardel llega al Puerto de la Guaira, procedente de Puerto Rico, en la motonave “Lara”.

Era un jueves inolvidable para millares de venezolanos. Una multitud, calculada en más de 3.000 personas, esperaba en los muelles desde las 9 de la mañana a “El Divino Carlos” como lo había bautizado la prensa desde días antes.

A las once y siete minutos bajó Gardel del vapor “Lara” Fue recibido por Luis Plácido Pisarello. Don Luis Plácido Pisarello, ciudadano argentino, con muchos años radicado en Venezuela fue el gestor directo de la visita de Gardel a Venezuela.

Una limousine estaba preparada para trasladar al ilustre visitante y en ella partió junto a sus guitarristas. Tanto fue el desborde popular que Gardel debió refugiarse en la fábrica de vidrios de Maiquetía. Allí bebió un refrigerio, calmando la sed impuesta por el calor reinante. Acompañado de sus guitarristas: Riverol, Barbieri y Aguilar, así como también de Le Pera, y tras sortear las dificultades que produjo el hacinamiento ocasionado por la multitud de admiradores, los viajeros lograron ser trasladados al hotel “Miramar” en Macuto.

Ahí es recibido por un grupo de más de cien mujeres, ante la sorpresa de los organizadores, ya que el almuerzo típico en el Hotel no había sido anunciado públicamente, para dar a los viajeros unas dos o tres horas de descanso. Gardel soporta los empujones y pellizcos de las damas hasta que es puesto a resguardo y llevado a la terraza del hotel donde están los representantes de la prensa. Además de Pisarello, estuvieron en el almuerzo Edgar J. Anzola director de la emisora de radio Broadcasting Caracas y Eloy Pérez Alfonso, excelso narrador de carreras de caballos y quienes fungieron de anfitriones del artista durante su estadía en Venezuela.

El periodista Manssur Dekash (MD) del diario caraqueño “El Heraldo” pudo entrevistar a Gardel (CG) brevemente:

MD: - Cuándo nació en usted la afición al tango?
CG: - Eso fue en Buenos Aires. Usted lo sabe, surge en los muchachos al nacer. Lo mismo que en Sevilla no hay muchacho que no toree con la toalla a un toro imaginario, allá no hay quien no cante tangos. Profesionalmente comencé a cantar en los teatros, a fijarme en la gente que tenía un estilo propio y adquirí fama en mi país.

MD: - Qué le parece España?
CG: - Gran país España! Qué público tan comprensivo y tan acogedor. En cuanto acabe mis compromisos con el cine en Nueva Cork voy a volver. Conocí Madrid, Barcelona, Bilbao, San Sebastián. Pero yo quiero conocer Andalucía. Soñar bajo aquel cielo azul. Mientras no conozca Andalucía, no creeré que conozco el mundo bien. En cuanto pueda voy a España, porque esto de las películas me tiene embargado por completo. Este viaje ha sido como una escapatoria de colegial. No me quedan sino dos meses más y tengo que ir a Colombia, La Habana y México.

MD: -Cual de sus películas le gusta más?
CG: -De las hechas hasta ahora “Melodía de Arrabal”, pero tengo puestas todas mis esperanzas en “El Día que me Quieras”. Es una gran película de gran emoción sentimental y de un acierto formidable en la música.

MD: - Pues aquí, gustó más “El Tango en Broadway”. El público lo encontró más logrado, más definitivo, más, como si dijéramos, encontrándose a sí mismo como actor que en las otras películas.
CG: - Es posible. Usted sabe que los artistas somos unos pésimos jueces de nosotros mismos. Casi nunca coinciden nuestros juicios con los del público. Y como el público es quien forma nuestra fama, no cabe duda de que es él el que tiene razón.

MD: -Y de sus tangos cuál le gusta más?
CG: -A eso sí que no puedo contestarle. Me gustan unos u otros según el estado de ánimo en que me encuentro en ese día. Por eso yo nunca hago programas de mis actuaciones anticipadamente. Voy cantando lo que me siento con ganas de cantar.

MD: -Qué me puede decir de los millones de mujeres que lo aman en el mundo entero?
CG: -No hombre, no crea usted eso…! Yo he llegado a pensar que eso son infundios de mis compañeros de arte para hacerse reclamo. Naturalmente que yo, como todo el que se exhibe en público, he tenido mis éxitos amorosos. Pero no crea usted nada de eso de que lo agobian a uno las mujeres y le escriben tal cantidad de cartas todos los días, que preciso tres secretarias para contestarlas.

En este punto intervino Pisarello y pidió dejar almorzar y descansar a Gardel para emprender viaje hacia Caracas.

Desde el Hotel “Miramar” Gardel y su comitiva se dirigieron hasta la estación de trenes de La Guaira –ubicada frente a la Aduana-, donde la comitiva emprendió viaje en tren, conducido por el señor Francisco Delgado Martínez, y soportando un caluroso trayecto de dos horas -de 1:30 a 3:30 p.m- hasta Caracas, por más que a Gardel como es obvio le asignaran un vagón especial para el viaje.

El señor Martínez contó en una oportunidad que Gardel ese día vestía “traje gris, bufanda liviana de colores y sombrero claro de fieltro”. También recordó que el Cantor se asomó varias veces a la ventanilla del tren, admirando el paisaje y retribuyendo el entusiasta saludo del público.

En Caracas

Al arribar a la estación Caño Amarillo en Caracas, el tren fue literalmente invadido por admiradores impacientes y Gardel debió ser resguardado por sus acompañantes. La Banda de Música “Ayacucho Nº 1” interpretaba pasodobles y valses criollos.

El recibimiento fue apoteósico. El gentío que se había agolpado en la estación del ferrocarril, estaba dispuesto a cualquier cosa con tal de ver a Carlos Gardel. En un momento dado fue tal la presión del público, que los instrumentos de la Banda volaron por los aires, rodando decenas de personas por el suelo y resultando muchos con magulladuras y lesiones.

Las plantas del jardín de la estación ferroviaria fueron pisoteadas. Debió intervenir la policía y en los forcejeos, hasta el propio Alfredo Le Pera fue golpeado por error por un agente del orden. Y así, en medio de ese gran tumulto, los viajeros lograron refugiarse en los automóviles que les aguardaban, y partieron hacia sus alojamientos en el Hotel “Majestic”. Hoy no existe pero en la época, era “el más moderno y mejor situado”, según las promociones de turismo.

El trayecto, que no llega a mil metros no se pudo terminar en carro, el cual fue averiado por el público. Gardel bajó del mismo y llegó al Hotel caminando y a ratos en andas, sobre los hombros del público, durante varias cuadras.

Actuaciones en Caracas

Al día siguiente, 26 de abril, es la fecha indicada para la primera actuación con gran promoción de la prensa escrita y radial en el Teatro Principal, aún en pie en una de las esquinas de la Plaza Bolívar. Allí se presenta con todo éxito a lo largo de ocho actuaciones.

Ese día, llovía a cántaros sobre Caracas, pero ello no constituyó ningún obstáculo para los apasionados admiradores. A las 9:15 de la noche se produjo el debut. Era la costumbre alternar la actuación del cantante de turno con la exhibición de una película. Ese día se proyectó un corto metraje de Walt Disney llamado “El perro robado” y luego estrenaron “Por Partida Cuádruple”, una película cómica de Charlie Chase. Los precios para esa noche del debut eran “Patio”, 6 bolívares, “Balcón”, 4 bolívares y “Galería”, 2 bolívares. El cambio de divisa entonces era alrededor de 3 bolívares por dólar americano.

El primer tema que cantó Gardel la noche del 26 de abril fue “Cobardía” de Charlo y Amadori. Luego del tema inaugural interpretó: “Carnaval”, “El Carretero”, “Insomnio”, “Tomo y Obligo”, “Por una cabeza” y “Mi Buenos Aires querido”. Pero más tarde, ante la insistencia y los aplausos interpretó varios otros temas.

El cambió de clima afectó la garganta de Gardel y debió suspender sus actuaciones para ser atendido en la “Policlínica Caracas” por el doctor Pedro González Vera.

La reaparición se produce el domingo 5 de mayo, cuando realiza una magistral interpretación de “Mano a Mano” con el consecuente éxito de proporciones gigantescas.

La última función en el Principal la realizó el jueves 9 de mayo, costando la galería medio bolivar (0,50). Esta rebaja de precio fue solicitada por el propio Gardel para que la gente de escasos recursos también pudiera verlo en escena.

Las ocho actuaciones en el Teatro Principal se realizaron con la boletería totalmente agotada, para un aproximado de 14.500 personas que vieron a Gardel durante sus actuaciones en ese recinto.

El lunes 13 de mayo, realizó una función en el Teatro Rialto, también frente a la Plaza Bolívar, en la misma calle del “Principal”. Desde las tres de la tarde el público hizo interminables colas para entrar a las dos funciones que el Zorzal brindó ese día. El martes 14 de mayo, se presentó de nuevo en el Teatro Rialto con idéntico éxito, en lo que significó su última actuación pública en Caracas.

El miércoles 15 asistió a una audición en la emisora de radio Broadcasting Caracas y cantó un programa escogido por el público oyente.

El jueves 16, cantó en el Teatro Lamas de La Guaira. Es la localidad donde está ubicado el puerto.

En Valencia

El viernes 17 de mayo, Gardel debutó en el Teatro Municipal de Valencia, sumando más éxitos a su itinerario.

El Presidente lo invita

Estando en esta ciudad, recibe una invitación del Presidente de la República, General Juan Vicente Gómez, para que vaya a cantar en su presencia, en la ciudad de Maracay, capital del vecino Estado Aragua. Allí el Presidente, quien nunca quiso establecerse en Caracas, tenía fijada su residencia en la zona de “Las Delicias”. Era una amplia casona colonial, rodeada de frondosa vegetación, que aún, pese al tiempo transcurrido se mantiene en pie y es llamada “La Macarena”.

Gardel acudió a la invitación, acompañado por sus tres guitarristas. Lucía vestimenta gauchesca e interpretó siete temas, entre los cuales intercaló “Pobre gallo bataraz”, estilo que logró conmover al viejo caudillo, aficionado a las riñas de gallos.

Actuaciones en Maracaibo y Cabimas

Cumplido el compromiso con el general Gómez, Gardel y su comitiva se trasladan a Maracaibo, en el Estado Zulia, contratado por la empresa “Metro”. Llega allá a bordo del vapor “Libertador” y es recibido con bombas pirotécnicas, sirenas de barcos, bocinas de automóviles y centenares de admiradores. El sábado 18 se produce el debut, con la papelería totalmente vendida.

El lunes 20 de mayo, Gardel va a Cabimas, en el mismo Estado Zulia, epicentro de la producción petrolera nacional. Allí es contratado por el Circo Internacional Passini y Cía. Con precios que van desde Butaca por 7 bolívares, a Platea por 3 bolívares, Gardel agota la boletería una vez más. Y canta fuera de programa numerosas canciones.

Entonces, tomando en consideración que el clima de Caracas lo había afectado y por lo tanto el fuerte calor del Zulia podía provocarle una recaída, decide dar por terminadas sus actuaciones. Lamentablemente un grupo de inadaptados, enardecidos por la actitud del cantor promueven un incidente de proporciones mayores, destrozando sillas y todo lo que encuentran a su paso. Se dice que el circo quedó totalmente destruido. Gardel y sus acompañantes salen de la ciudad en la noche. Retornan a Maracaibo y el 22 ofrece dos audiciones en el Teatro Baralt como despedida del pueblo Venezolano.

El 23 de Mayo parte hacia Curazao en la nave “Medea”.

Bibliografía:

MORENA Miguel A. - Historia artística de Carlos Gardel - Corregidor Bs.As. 1990
STURLA Jorge - Reportaje “Gardel en Venezuela” - Publicado en la revista “Viejo Almacén” Número Cero, Junio 1975 Ediciones Venarg, Caracas.
YANES Oscar - “Memorias de Armandito: Historias ocultas, trágicas y divertidas de la vida venezolana” Colección de libros Revista “Bohemia” Nº 87, tomo 2 - Caracas, 1988.


Fuente: GARDEL ERA FRANCES. Dos cartas manuscritas por Carlos Gardel a su madre. Jamas antes publicadas.
Por: Juan C. Orofino
Publicado en Gardelweb, 26 de septiembre de 2003

“Mi querida mamita: 

He tardado un poco en escribirte primero por no saber dónde debías contestarme, pues como cambio muy seguido tengo miedo se pierdan las cartas, pero yo haré que cuando salga a otro sitio me las envíen a donde yo vaya, como ves te escribo desde Venezuela el país que vos conocés lo mismo que tío Juan, aquí me han recibido como a un presidente. No te podés imaginar, las películas han hecho una popularidad enorme, lo mismo en Puerto Rico, donde estuve antes que en Venezuela, estoy ganando mucho dinero, creo que tendrás que esperarme hasta septiembre en esa.Tengo que aprovechar de juntar mucha plata así cerrar el año bien.Cuando termine tendremos en títulos y cédulas nacionales unos 250.000 $ argentinos es decir una renta de 1500 $ argentinos por mes asegurados y poco a poco iré juntando hasta tener lo suficiente para no pensar más y trabajar cuando me parezca, ya ves mamita que algo es algo. Estuve en Puerto Cabello, gran éxito también, ya te contaré cuando esté allí. Dales besos y abrazos a mis queridos tíos Juan y Carlota y vos recibí de tu hijo que te quiere y no olvida un millón.

Escribime así: Carlos Gardel 
                        Consulado Argentino 
                        Bogotá – Colombia

Mamá decime si tengo que mandar dinero o cuando vaya allí avisame”

Carta manuscrita por Carlos Gardel a su madre desde hotel Majestic, Caracas - Venezuela

CARACAS, 1935
Esta segunda misiva fue escrita en Caracas. Se destaca en la hoja de papel utilizada por el zorzal el logotipo del hotel Majestic, donde el cantante se encontraba alojado en ese momento (mayo de 1935). En otras misivas, escritas en Francia, hemos comprobado que Gardel utilizaba papel carta con el membrete de la empresa “Paramount” y muchas veces empleaba un block de hojas con papel finísimo y su nombre completo grabado en letras azules provistas de un marcado relieve.

La carta tiene un contenido similar a la anterior, pero debemos destacar que Gardel confirmaba en la misma un lejano acontecimiento ocurrido en la vida de su madre: el viaje que los Gardes hicieron a Venezuela, varios años antes del nacimiento de Carlitos. Es por ese motivo que le dice: “te escribo desde Venezuela el país que vos conocés lo mismo que tío Juan...”

Fuente: GARDEL ERA FRANCES, por: Juan C. Orofino


Las noches que pasó Carlos Gardel en el Hotel Granada
junio 24, 2011 - 10:25 am
Todos los Derechos Reservados. Noticia al Dia ©2010

Las noches que pasó Carlos Gardel en el Hotel Granada
Hotel Granada, Maracaibo - Venezuela

Es muy probable que a estas alturas del siglo XXI nadie recuerde que en el viejo Hotel Granada se hospedó Carlos Gardel cuando visitó a Maracaibo en mayo de 1935 en compañía de sus músicos Domingo Riverol, Guillermo Barbieri, José María Aguilar y Alfredo Le Pera.

La presencia del Zorzal Criollo en ese hotel que ahora es el despojo de una ruina agónica que nadie se atreve a derribar, es uno de los tantos fantasmas que deben rondar  todas las noches por sus desvencijados y malolientes pasillos, escaleras y terrazas.

Cuando Gardel visitó  Maracaibo, el Hotel Granada tenía apenas 5 años de construido. Era la novedad del momento por su buena ubicación, atractiva imagen arquitectónica y por su ambientación interna que fueron diseñadas bajo el influjo del Art Nouveau y el Art Deco, aunque no dejaba de tener también elementos mediterráneos.

Gardel y sus músicos arribaron al puerto de Maracaibo la mañana del 17 de mayo de 1935 a bordo del vapor Libertador. Una muchedumbre lo recibió con gran alegría bajo el sonido de las sirenas de los barcos, de las cornetas de los carros y de bombas pirotécnicas. Un vehículo descapotado lo trasladó directamente al Hotel Granada donde tenía reservadas desde hacía una semana atrás tres habitaciones en el ala sur del segundo piso. En una pernoctaría sólo el cantante, y en las otras sus músicos.

Frente al hotel, ubicado en la también recién inaugurada Carretera Unión, lo esperaron igualmente cientos de personas, sobre todo un tumulto de mujeres de la clase alta que deseaban verlo de cerca para estrechar sus manos y dejarle, entre susurros y suspiros, pañuelos perfumados y uno que otro papelito con escritos insinuantes impregnados de aromáticas esencias.

Tras vadear el acoso de las admiradoras pudo entrar finalmente al Granada. Se le notaba cansado por el trajín del viaje desde La Guaira a Maracaibo. Ese día vestía “traje gris, bufanda liviana de colores y sombrero claro de fieltro”. (1) “El Morocho del Abasto” pensó que ya lo peor había terminado, pero una vez que cruzó el umbral de la recepción se formó otra algarabía. Los meseros y cocineros “que eran de vocecita aflautada y caminar ligerito exclamaban: que ojos tan hermosos, parecen un par de uvas, refiriéndose a Gardel”. (2)

Al cantante debió impresionarle la imagen y el ambiente cálido y acogedor que se respiraba en el Granada en esos tiempos que todavía olía a nuevo, sin embargo, debió reconocer, en su fuero interno, que había conocido mejores hoteles en las capitales del mundo donde se había hospedado, como el Ritz de Nueva York, el Palace de Madrid, el Regina de Barcelona o el Meurice de París.

El Granada era en verdad un hotel modesto en una ciudad que apenas salía de su pasado aldeano y colonial, pero que estaban entrando en un proceso acelerado de cambios como resultado del incipiente desarrollo de la industria petrolera. Su estructura está montada sobre un área de 735 metros cuadrados y constaba de 4 plantas.

La primera  planta era un sótano donde estaba el servicio y un depósito. En la planta baja funcionaba la recepción, el área de cocina y servicios, el comedor, parte de la habitaciones y un café panorámico con vista a la Carretera Unión. En sus mejores tiempo, el área donde estaba el comedor y el café era muy visitada por su calida, relajada y acogedora atmósfera. Estaba decorada con piezas únicas de estilo Art Deco que eran dignas de colección.

Contó con un primer nivel donde había 15 habitaciones más una pequeña dependencia de servicios, y luego un último nivel con igual número de habitaciones donde estaban 2 miradores o estancias destinadas al esparcimiento de los huéspedes, pero que años más tarde fueron modificadas para ofrecer mayor capacidad de habitaciones.

Las cuatro plantas estaban conectadas por un ascensor ubicado en la parte sur de la construcción y una escalera central de espectacular acceso y diseño de baranda. Solamente dos edificios de Maracaibo tenía ascensor en ese año, el otro era La Botica Nueva. El Granada tenía en 1935 capacidad para recibir 100 personas distribuidas en 67 alcobas que eran atendidas por 35 empleados de servicio y 5 de administración.

La habitación de Gardel no tenía aire acondicionado, pero en el ala sur a menudo entraba por las noches una brisa agradable que hacía soportable los calores que suelen dominar la ciudad.  Además, desde su amplia ventana se podía apreciar una vista impresionante del Lago de Maracaibo.

 

Logo del Hotel Granada

Hubo personas que vieron a Gardel con su peculiar peinado y su esbelta figura  que atraían a las mujeres, pasearse con su esti

Las noches que pasó Carlos Gardel en el Hotel Granada
Logo del Hotel Granada

lo de dandy por los corredores del Hotel Granada vestido con pantalón negro, tirantes, camisa blanca manga larga y zapatos de charol. Otros aseguraban que lo conocieron cuando desayunaba en el café que dada hacia la Carretera Unión tomándose una copa de coñac marca Hennessy.

Gardel salió del Granada la noche del 18 de mayo hacia el Teatro Metro donde ofreció un clamoroso recital con boletería agotada. El 20 de mayo fue a Cabimas para ofrecer otra actuación. Regresó al hotel al día siguiente y pernoctó en la misma habitación que se le había reservado. Dos días después ofreció otro recital, esta vez en el Teatro Baralt, donde no quedó espacio para  un alma.

Gardel tocó las puertas, las escaleras y la platería del Hotel Granada, aplacó en una de sus mullidas camas el cansancio que dejan una noche de actuación, vio al Lago en la mañana, percibió el calor de la ciudad y de su gente, apagó las colillas de los cigarros en los elegantes ceniceros Art Deco del café. Y, a lo mejor,  hasta presintió en sus pocos momentos de soledad y bajo el silencio que le deparaba la habitación, que esa sería la última vez que vería esta tierra.

(1)    Testimonio de Luis Felipe Barboza Villamizar. Aventurero colombiano que vio a Gardel en Maracaibo.

(2)    Ídem.

Vinicio Díaz

Noticia al Día


Search our Gardel Site
Buscador de Gardel Web

Para escribirnos, favor oprimir aquí.
 

Gardel Web - Home of Carlos Gardel - The King of Tango

Last update: August 14, 2016

Copyright © MMXI Jack Lupic // Todos derechos reservados

NINGUNA PARTE DE ESTE SITIO (IMÁGENES Y CONTENIDO)
NO PUEDE SER UTILISADA (COPIADA, RETRANSMITIDA, ETC.)
SIN EL PREVIO PERMISO DEL AUTOR.