Remembering Carlos Gardel:
News clippings, Photos, Lyrics and Stories 
from those who knew him & women in his life

Recordando a Carlos Gardel:
Recortes de prensa, fotos, letras de canciones y recuerdos
 de los que los que lo conocían y las mujeres en su vida


Ver tambien: Carlos Gardel ANÉCDOTAS


"Salvo GARDEL, nadie ha poseído la ciudad. CARLOS GARDEL es la única persistencia auténtica en la sentimentalidad de Buenos Aires." (Florencio Escardó - Buenos Aires - 1945)


La revista La Canción Moderna del 13 de junio de 1936
La carta manuscrita enviada por Carlos Gardel a Armando Defino en 1932
(Hand-written letter sent to Armando Defino in 1932)

“ .... Y empezaré el otro “ Melodía de Arrabal “ que creo muy bueno y en el que estoy hecho un actorazo agregado con muy buenas músicas, casi todas hechas por mi porque sabrás que estoy hecho un Betoven en miniatura, pero canciones hermosas, ya las oirán. Te diré seguro me vuelvo el 15 de diciembre en el Giulio Cesare por no haber otro vapor de categoría en esa fecha; llevaré una cantidad de más de 350.000 francos que no los cambies hasta ver como andan las (cosas.?)

Y ahora es para mi viejita querida, decile antes de embarcarme pasaré por Toulouse, avisaré a mi tío Juan que avise a la señora de Albi para pasar un día con ellos, sino paso la navidad con Uds. Y el 1º del año será formidable con mis amigos queridos o a la noche del 31 que es lo que tanto deseo. Decíle a mi mamita que me cambie la roseta de la ducha del cuarto de baño por una grande y que haga (borrón) hacer un guarda ropa para guardar mis trajes y muchos detalles más, que lo coloque en la sala. Decíle que no la olvido y a mis viejos queridos Fortunato y Anais que me esperen que pronto estaré con ellos. Muchos abrazos y besos para todos del hijo ausente, y vos recibí de tu amigo sincero un fuerte abrazo del alma. Hacelos extensivos al bueno de Ernesto ( Bulinias.?..).. Carlos


La Última carta de Gardel a Armando Defino - Bogotá, 20 de junio de 1935


Poco antes de morir supo decir, en declaraciones a el diario El Nacional de Bogotá a la periodista Cristine:

"... Quizá la razón oculta de mis victorias se halla en el apasionamiento profundo por todo lo latino que me lleva a concentrar, como a través de una lente, los lances de alma en el ritmo de mis tangos y el sentido de mis canciones..." 


"Mi triunfo y mi popularidad hicieron salir miles de cantores nuevos. Pero, compadre, soy un punto duro de matar, y no me entrego así no más. ¡Qué diría mi viejita, mi madre, si le mataran el punto a su Carlitos! No, no. Es cuestión de amor propio ¿sabés? Primero yo, mientras pueda, y aunque ya no pudiese más, siempre me quedaría algo para cantarle a esa viejita que está allá, en Buenos Aires."

Carlos Gardel. Madrid, 1928


(Interview with José Plaja, Gardel's English teacher and the only survivor of the Medellin tragedy)
Revista La Maga, Nota del 1ro. de agosto de 1995.

(La nota que aquí se reproduce se publicó en un número extra de la revista Cantando la semana del 21 al 28 de junio de 1960 y es un reportaje que el actor Homero Cárpena le hizo a José Plaja, el único sobreviviente del avión que el 24 de 1935 cayó en Medellín. Cárpena encontró a Plaja en el pueblo de Bisbal, en la campiña de Cataluña.)

-En las horas de descanso dentro o fuera del set yo le enseñaba el inglés a Carlitos. Después salíamos por las calles a conversar... Muchas veces nos sorprendía la madrugada en algún bar y entonces... ¡pedíamos el desayuno! 

Miren... Hasta recuerdo el menú preferido de Carlos: corazón de lechuga, salsa de mayonesa y café con leche. Prescindía con pena de su plato favorito por temor a engordar: ¡albóndigas y spaguettis! ¡Era un gran muchacho! Siempre hablaba de Buenos Aires, ese Buenos Aires que cantaba en sus tangos y que ustedes traen como estandarte de vuestra compañía de teatro... 

Gardel no ha muerto. Vive en sus canciones. El alma que puso en ellas perdura a través del tiempo. ¡Ya ven, muchachos! Hace tanto que ocurrió aquello y sin embargo, su voz sigue hilvanando emociones desde un polo al otro. Yo mismo... en este pueblito de La Bisbal, peridido en la campiña de Cataluña (España), al escuchar sus canciones me parece verlo... parado en los estudios de la Fox, con su sonrisa candorosa. Me parece oírlo al salir de la sala de proyección, cuando me decía entusiasmado: "¡Qué sartenazo vamos a pegar con esta cinta!" Y Gardel no estaba equivocado. Lástima que el destino no lo dejó comprobar la verdad de su presagio... 

Carlitos me decía: "Mirá Gallego... ¡Cuando vuelva a Buenos Aires, instalaré grandes estudios cinematográficos para hacer películas en coproducción!". Lo que hubiera sido su sueño, ¿verdad? -comenta José Plaja-. Un instante después, al dejarme frente al Casino, me explicó: "Voy a jugar unas perras gordas para hacer tiempo. Allí fue el principio del fin... -reflexiona Plaja -. Si Gardel no se hubiera quedado jugando a la ruleta, hubiéramos tomado el avión de las 8 de la mañana... ¡El destino nos hizo cambiar el horario por el aparato fatal de las 10.30! Gardel fue el primero en subir, junto con Le Pera. Aguilar y yo fuimos de los últimos, y por eso nos sentamos en el fondo... ¡y esa fue nuestra salvación!


Cantando desde Norteamérica
5 de marzo de 1934

LR4 Radio Splendid emite a las 23 hs. una transmisión extraordinaria, en la cual “ El Zorzal Criollo” canta desde Nueva York al público rioplatense. Lo curioso del caso es que los guitarristas Barbieri, Riverol y Vivas lo secundan musicalmente desde Buenos Aires. De acuerdo a los informes periodísticos, la experiencia radial se realiza de la siguiente forma: los nombrados guitarristas, ubicados en los estudios de LS5 Radio Rivadavia- con auriculares puestos—inician el acompañamiento de un tema determinado, el que se propala por onda corta a Nueva York; allí Gardel, con auriculares también, lo escucha, y al llegar el momento inicia el canto, el cual, acoplado al acompañamiento de las guitarras, es emitido por la N.B.C. a La Argentina, y aquí retransmitido por LR4 Radio Splendid. Se completa esta audición especial con la participación de la orquesta de Edgardo Donato, que se halla en los estudios de Radio Rivadavia, y la de Hugo Mariani, ubicada en los de Nueva York. Donato comienza tocando La Cumparsita, y en determinado momento corta la ejecución, la cual es seguida por la orquesta de Mariani. Esta combinación se efectúa varias veces en esta composición y en otras. El 17 de agosto Radio Splendid- con el auspicio del diario Crítica – pone en el aire, a las 22 horas, una nueva transmisión especial desde Nueva York. A través de ella se escucha a nuestro máximo ídolo interpretar tres primicias, el tango “ Cuesta Abajo”, el vals “Amores de Estudiante” y el tango “Mi Buenos Aires Querido”. Los guitarristas Barbieri, Riverol y Vivas acompañan desde Buenos Aires. Además, en la extraordinaria audición, hablan Adolfo R. Avilés y Ulises Petit de Murat, redactor cinematográfico del periódico nombrado; y desde el país del norte, lo hacen nuestro cónsul en Nueva York, señor García Peña, Cecil B. de Mille, Vicente Padula, Alfredo Le Pera; y por último, Carlos Gardel, que así se expresa: “-No soy yo el que triunfa, es nuestro tango el que se impone. Nueva York aplaude nuestras películas y nuestras canciones. Hago todo esto pensando en un próximo gran futuro de nuestra cinematografía. Haré muchas películas más, hasta algunas en inglés....¡ Quién dijo miedo!, aunque las canciones que en ellas se intercalen serán, como siempre, en criollo. Agradezco a Crítica, el diario que no podía faltar en esta transmisión, lo mismo que a la National Broadcasting y a Radio Splendid, la oportunidad que me han brindado de comunicarme con mis lejanos y queridos compatriotas”.

Historia Artística de Carlos Gardel, Miguel Angel Morena


César Vedani transmite sus impresiones sobre la actuacion de Gardel en Paris en 1929 

César Vedani y Julio Sanders, autores de Adiós Muchachos -tango que desde su aparición en 1928 sigue recorriendo gallardamente el universo-estuvieron en París a comienzos de 1929. Dejemos que sean las propias palabras de Vedani las que digan la emoción que él vivió la noche de su llegada a París.

Carlos Gardel actuaba en el dáncing Florida, anexo a un teatro donde aquella noche, justamente, tendría lugar uno de los acontecimientos más grandes del “tout París”. Me refiero a la Fiesta de las Artes, diner-espectáculo que reunía una vez por año a los artistas más calificados que se encontraban en la capital de Francia, frente al más espléndido de los públicos imaginables. Corrí a visitar a Gardel a su camarín del Florida, donde se preparaba para intervenir en el gran festival del teatro. Me recibió con la generosidad de su abrazo, de su sonrisa, de su palabra cálida:.-Pibe...¡Como me alegra verte! Tu tango es una pegada fantástica...

Contame cosas de Buenos Aires...¿Cómo está Razzano? ¿Y todos los amigos?.....Yo procuraba ir dándole noticias rápidas de la gente querida del ambiente porteño. El me escuchaba atento sin descuidar sus preparativos. Ricardo, Barbieri y Aguilar templaban y afinaban sus guitarras sin perder de vista el aspecto de la sala que se apreciaba perfectamente desde un pasadizo del camarín que daba a la tertulia alta del teatro. Aguilar comentó: ¡Como está el público, Carlos!. Me llamó la atención el tono del comentario y me acerqué a mirar. La sala impresionaba. En ese momento estaba actuando una famosa jazz estadounidense y el público le acompañaba el ritmo golpeando las cucharillas de las tazas de café....Gardel ya vestido, se acercó tras de mí y echó un vistazo. Le oí murmurar: -Bueno, bueno, ...Están para la jarana...simultáneamente se presentó el regisseur en el camarín, llamando al cantor para su actuación. Gardel me miró, y se despidió de mí con estas palabras, donde había una vaga preocupación:-Bueno, pibe...vamos a ver que pasa...Y bajó con sus guitarristas...."Yo pasé a la galería alta y me quedé anhelante, asomado, esperando eso: "ver que pasaba..." De otras galerías más altas del teatro arrojaban sobre la sala globos luminosos. Sonaban las matracas...Y ví que en medio de un indescriptible rumoreo entraba al cuadro de luz escénico el anunciador cuya voz potente apenas se sobreponía al estrépito:-Madames!! Messieurs!!! Le chanteur argentin Charles Gardel!!!. El rumoreo no cedió. Se ubicaron el cantor y sus acompañantes.Sonaron las guitarras. 

Empezó a cantar Gardel sobre aquel fondo confuso de murmullos y ruidos. Y a la primera estrofa se apagaron los ruidos. Lo escucharon en un silencio más impresionante que el bullicio de antes. Lo ovacionaron al terminar. Y cantó otra vez y sucedió lo mismo. Y otra vez más...¡dueño y señor del gentío cautivado! Yo estaba aferrado a la baranda de la galería, viendo el milagro, con mi corazón lleno de júbilo, con mi cara llena de lágrimas...


(Traveling on the same ship, on his tour to Brazil in 1915, Gardel met his idol, 
the great Enrico Caruso, who gave him some sound advice)

From Villita's Interview with Salvador Merico. 

El Mundo, June 23, 1963: "The eyes of don Salvador travel to the past. They are those that seem to bring to us the sound and aural memory (of Enrico Caruso, the night of 1915 in which he knew Carlos Gardel):  

- Molto bene...Bella voce...I am going to give some advice: do not let yourself be seduced by the easy successes nor by the misunderstanding... Reject all suggestion in the desire for change to obtain one or two higher tones in your voice... If you do it, you will be ruined. Aside from the voice, you have an unmistakable color, purest diction, clear, perfect... This is most valuable, it will allow you to faithfully reproduce any lyrics in the proper tone.


Párrafo de una entrevista realizada a Carlos Gardel en 1930, firmada por el periodista Mario Dillon y publicado en la revista Sintonía 

Cuando necesito de paz, de tranquilidad, de sosiego..., cuando muchos copetines y muchas farras me han cansado, vengo a ver a mi viejecita y a su lado recobro fuerzas...Y es que en Buenos Aires, ché, las cosas son duras para un tipo que sabe que la vida es corta y que un día perdido no vuelve más...Y aparte de todo eso,¡qué amigos, ni amores, ni copetines, ni gloria, ni triunfos, ni burros, ni nada por el estilo, al lado de una madre!...El más modesto pucherete hecho por sus manos vale más y es más sabroso que el más caro de los platos del mejor de los hoteles del mundo... Son muy agradables los aplausos del público...pero ¿de qué valen al lado de un “has cantado muy bien”, de la viejecita?.."


En un párrafo de la Revista Sintonía, Oscar del Priore en su libro Yo, Gardel, dice esto de su casa y su madre:

A mí dejame de historias. Cuando vivo en Buenos Aires lo hago en casa de mi viejecita. Todo el oro del mundo no puede hacerte cuidar como la viejita che. Mi madre, che, todas las tardes, me despierta con un mate. Te regalo los grandes hoteles la lado de eso. Esa casa de la calle Jean Jaures es la casa de mamá, no la mía. Tengo el proyecto de comprarme una casa en Niza para la viejita y nosotros. El clima es ideal para ella y yo la encontraré de manera que tenga comodidades para todos. Las cosas son baratas allí. Esto es un proyecto, pera ya lo estudiaremos. Pasé momentos estupendos con la viejita, que está muy bien, y conocí una familia que nunca hubiera pensado, toda gente muy buena y amabilísima.


La casa de la calle Jean Jaurés Nº 735.

En dicho domicilio, Carlos Gardel es entrevistado por un periodista de La Nación, quién traza esta nota, publicada el domingo 30/ 6/ 29/ : EXITOS, RECUERDOS Y DISCRECIÓN DE CARLOS GARDEL 

La casa de la calle Jean Jaurés es baja, antigua y no arreglada con mucha simetría. Debido acaso al constante tren de viaje que vive el artista. Consta de un hall, más bien patio, grande, amplio, frío, con tres guitarras, dos baúles, un fonógrafo y par de botas, muy altas, tal vez porque así en Europa parecerán más criollas. Sobre la mesa del comedor, ocupándola íntegra, ropa blanca, chambergos y demás prendas de vestir en pintoresco desorden. Y el dormitorio: un cuarto arreglado, pero muy modesto, con una camita de bronce muy angosta y, en las paredes nada de artistas, ni heroínas de la pantalla ni admiradores. Varios austeros retratos familiares de respetables antepasados con aspecto de hombres de trabajo, que velan gravemente su sueño. Al ver a Carlitos rozagante, juvenil, despreocupado, se imaginan que hace una vida de holganza y emplea el día en gastar el dinero que le cae del cielo. Así es, ciertamente, gasta, se divierte, anda, da la impresión de hombre feliz. Pero ni siquiera se sospecha todo lo que trabaja durante las horas que no se lo ve. El mismo agregó finalmente: --“ La gente se cree que gano el dinero sin hacer nada. Y lo gano, es cierto; gano mucho, pero trabajo también muchas horas al día. Basta este dato: llego a grabar veinte canciones mensuales. Además de ello cuéntense los ensayos, instrumentación y modificaciones, que siempre hay que introducir, para que canto e instrumento marchen de acuerdo, y se tendrá lo que es mi vida. Muy agradable, no puedo quejarme, pero de trabajo continuo—“.

Transcipcion enviada por Angel Yonadi, Buenos Aires, Argentina - 2 de noviembre de 2002


De una carta de Gardel a su madre doña Berta, desde París, con fecha 11 de mayo de 1931

"Le alegrara saber que ayer me han presentado a Charlie Chaplin; es un hombre bajito, muy simpático, y es casi completamente igual al "Charlot" que nos hacía reír hasta hace poco en el cine de la calle Anchorena. Me vino a saludar al hotel, y le canté varias canciones. Se emocionó mucho cuando le tradujeron los versos de Betinotti, " Pobre mi Madre Querida. Tal vez se dió cuenta de que esos versos me salían de lo más hondo del corazón, recordándola a usted ".


Diario Crítica - marzo de 1926

-Y qué tal la ciudad de Barcelona?
- Una bella ciudad. Y muy moderna, por cierto. Edificación magnifica, grandes avenidas, calles espléndidas. Y sobre todo esto, un panorama encantador, Barcelona esta como metida en un pozo, rodeada por las colinas, entre las cuales se destaca el Montjuic. Juzguen ustedes el exitazo con este solo dato: un propósito y mi contrato era cantar diez días y tuve que quedarme dos meses... El público me tomo lo que se llama verdadero cariño.
- Y, qué tal el público catalán ?
- Admirable! Un público inteligente, que cuando se encariña con un artista es capaz de todos los sacrificios.
- A usted, ya lo conocían?
- Personalmente no. Estuve alguna vez en España, aunque en gira de paseo. Pero me conocían por los discos.
-Tiene aceptación la música criolla en Barcelona?
-Una aceptación loca.
-Que canciones suyas tuvieron mas éxito?
-"Entra Nomás"... en primer lugar. El público la pedía cada vez que salía al escenario. Y aunque mi repertorio consta de mas de cuatrocientas canciones no había manera de eludirla. Cuando no figuraba en el programa tenía que cantarla extra.
-Y otras?
-"Nunca mas", "Fea", "Buenos Aires", entre los tangos; y entre los estilos: "La mariposa", "La salteñita" ... la verdad es que les gustaban todas.
- Cómo terminó la temporada?
-Como la había empezado, brillantemente. Las damas de Barcelona organizaron una manifestación en mi honor, para la noche de mi beneficio, que... Vamos...


"Después todos saben lo sucedido. Insistí y siempre de acuerdo con mi temperamento y mis facultades, seguí cantando, y siempre tratando de superarme. Nunca me salí de la ruta que me marcaba mi temperamento y esto creo que fue uno de los factores que determinaron mis éxitos. Ahora he observado que algunos cantores tratan de hacer lo contrario. A mi juicio cometen una terrible equivocación. Hay algunos que cantan, no por satisfacer un sentimiento ya innato en el artista, sino buscando crearse una aureola de popularidad que podrían encontrarla mas fácil en otro ambiente. Otros hay que teniendo algunas facultades se obstinan en cantar fuera de su textura, y ello acarrea graves daños. Son cantores que desaparecen pronto puesto que se basan en cosas ficticias. Pero además de todo esto, insisto en lo que se refiere a estilo propio, que es lo que acredita personalidad, y sin lo cual no creo que sea posible pensar seriamente en un futuro brillante ".

Carlos Gardel , marzo de 1933


De su voz dijo Eduardo Bonessi, su profesor de canto:

"Era de una calidad extraordinaria y de un timbre maravilloso. Jamás desafinaba. En cuanto a su tesitura, alcanzaba a dos octavas que manejaba a plena satisfacción. Poseía un temperamento expresivo al máximo y estaba dotado naturalmente de un instrumento en su garganta. Un instrumento que luego perfeccionó y supo conservar. No derrochaba su voz, como muchos suponen. Tenía una laringe completamente sana y ésa fue una de las razones por las cuales le resultaba fácil pasar de los graves a los agudos. Era estudioso y responsable. Sabíase único en su género y cuidaba su voz. Consciente de que la voz también se conserva cuidando el físico, hacía gimnasia diariamente durante una hora o más. De acuerdo a la voz que tenía y al modo de emplearla, si Gardel hubiese llegado a vivir cien años, hubiera seguido cantando igual".


.....Así pasamos con Carlitos muchos días y noches en Madrid, rememorando no sin nostalgia la patria lejana, donde dejamos los seres más queridos y los gratos recuerdos de nuestros comienzos. Una noche, de tradición hogareña, el 31 de diciembre de 1927, invité a Gardel a cenar en el "Mesón Sevillano", para despedir juntos el año y recibir unidos los primeros efluvios del Nuevo Año. Era una cena familiar, en donde la alegría y la morriña del terruño lejano hacían que nuestros corazones latiesen al unísono en una tierna e íntima emoción. Eramos unos cuantos: mi esposa, Gardel, mis hermanos, Irusta, Fugazot, Demare y uno que otro amigo muy allegado a nosotros. Esa noche, nevaba copiosamente, lo que significaba para nosotros un contraste con la temperatura de nuestro país en esa época del año. Después de la comida cantó Carlitos con toda su alma, las mejores canciones y tangos en homenaje a la patria amada. Lo mismo hicieron Irusta, Fugazot y Demare. Fue una noche inolvidable entre risas y lágrimas en la evocación de inefables "saudades".

Francisco Canaro, Mis Memorias


Lys Gauty

Un reportaje que le hicieron a Carlos Gardel en su última gira por Centroamérica, gira que como todos sabemos terminó en el trágico accidente de Medellín, fue publicado con el tiempo en un libro cubano que escribieron dos periodistas, venezolano uno de ellos, cubano el otro. Una de las preguntas de esa nota era que "digame señor Gardel, ¿cuál es el tipo de mujer que le gusta?" a lo que Gardel contesta: "...el tipo de mujer que me gusta es el de Lys Gauty, y no sólo como mujer sino también como canta...".


El mar pinta de negro de nuevo las costas de la verde Galicia. Todo invita a recogerse en casa y ponerse a leer. Y leo que en cierta ocasión se le pidió a Gardel, que cantase un tango que narraba la vida del arrabal, pintándolo como un nido de víboras. 

Gardel respondió: "-¡ Pero,ché! ¿Estos qué se creen? ¡ La madona ! Ni que fuésemos todos delincuentes... Yo sí conozco el arrabal, y allí no hay vida pa´chorros. Además, si allí vive algún malandra, en cualquier suburbio hay también veinte mil laburantes que se levantan a las cinco de la mañana...¡ Que se dejen de macanear! ¡ Yo no canto eso !". 

(Sacado del libro "La poesía dialectal porteña", de Alvaro Yunque). 
Puede apreciarse el amor de Gardel por el conventillo, por el pueblo, que le ha correspondido de igual manera.


"Para los cantores Carlitos Gardel ejerce la mejor de las paternidades. Su genio nos ha dejado una herencia que nunca terminaremos de agradecer. Si uno ama el tango no puede dejar de reconocer que Gardel es uno de sus mejores exponentes. Más que eso, es inigualable.
Las letras y las melodías de sus canciones encierran el verdadero significado del hombre de Buenos Aires. Es imposible no amarlo".

Roberto Goyeneche


Tita Merello

"Ya se ha dicho todo sobre Gardel. Para el país, y para todos los que lo conocieron, fue un ejemplo de lucha constante. Es admirable la batalla que libró contra el tiempo para hacer realidad todo lo que su genio imaginó."

Tita Merello


Se dice:" tiene el duende. O bien: posee el ángel". 

Nada más abstracto, ni más preciso, a un mismo tiempo. Ángel debieron tener Cleopatra y Paganini, François Villón, Napoleón Bonaparte... Carlos Gardel, por encima de su arte, un arte indiscutible y de hondas raíces populares, poseía un atractivo que trascendía en todo. Imantación humana, de generosas corrientes, que dimanaba del rostro, de frente o de perfil; que estaba en el lenguaje abierto de las manos, en la planta gallarda, en la frente, en el peinado, en la forma de vestir. El duende vivía en él, cómodamente, y continúa viviendo en su fantasma físico, repitiendo su voz, recordando sus gestos, como si en el hallazgo de otra envoltura humana que supliera a la suya, se traicionara el Hado que lo inventó una vez, o que lo renació-¡vaya a saberlo!- en estas latitudes del Río de la Plata. Porque, Carlos Gardel, francés de origen, resume el prototipo del porteño, individuo sui géneris, y estereotipadas líneas con un trazado firme, de adivinada gracia, cuando su época defendía la vigencia de aquellas criaturas de un medio social especialísimo... Adoraba la noche, repartía el dinero a manos llenas, era cordial, alegre, juguetón. Su camisa de seda, su pulcritud de aristócrata nato, su lenguaje de giros pintorescos, con una simpatía que superaba escollos. Canciones provenzales están sonando allá, en un trasmundo de edificios de piedra, en pleno "langue doc" de la Toulouse natal, que es la de sus antepasados.

Y llega como la esencia de lejanos certámenes, donde Charles Gardés pudo ser un trovador trigueño, disputando la "flor" en líricas contiendas. Pero él ha renacido en otra órbita. En un destiempo casi gris. Las calles se han poblado de tranvías que llevan al suburbio, con chiquillos descalzos, conventillos, hetairas, obreros, rascacielos y hollín.

Charles Gardés, renacido en los siglos- habitador de un mundo diferente- adivina, sin embargo, el silabeo del duende, escucha al ángel. Y uno de los dos, o ambos a la vez, le descubren al tango.

En una metempsícosis fatal, se produce el milagro. Y el héroe vuelve a ser. Y la causa de la lírica popular argentina encuentra a su más recio, definitivo paladín.

BUENOS AIRES, TIEMPO GARDEL, Cátulo Castillo


From an article of the Critica newspaper of June 4, 1933.

The great Carlos Gardel interpreted "Mano a Mano" with the customary mastery. The attending public in the Theater San Martín awarded Gardel's performance with true ovations.

The speaker Cánepa,  knew how to correctly present all the artists, distinguishing himself when introducing Carlitos by saying: "When the history of the tango is written on a separate page and with gold letters it will embolden the name of Carlos Gardel".

2 de junio 1933. En el Teatro SAN MARTIN, a las 21.30 h, comienza un gran festival artístico organizado por "Crítica", en honor y a beneficio de los atletas argentinos: Diego Pojmaevich, Carlos Bianchi Lutú y Luis Oliva, que han de intervenir en las justas olímpicas que se realizarán en Europa.

Entre las importantísimas figuras del teatro, la radio y el cine que prestan su gentil concurso, figuran: Blanca Podestá, Olga Casares Pearson, Sarita Wathe, Enrique Roldán, José Gómez, Enrique Muiño, Luis Arata, Héctor Quintunilla, Luis Sandrind y Angel Walk. Las cancionistas: Azucena Maizani, Tanda, Rosita Montemar, Anita Palmero, Celia Louzan y Rosita Iquel. Los cantores: Carlos Gardel, Ignacio Corsini y el dúo Magaldi-Noda. Conjuntos musicales: la orquesta típica de ZerriIlo, lajazz-band de Don Dean, la rondalla Breton y la agrupación paraguaya de Pérez Cardozo. Además, participan el popular acuarelista portefio "Lopecito"y el autor y compositor Enrique S. Discépolo.

El interesante programa, que se prolonga hasta cerca de las 3 de la madrugada, es transmitido po, LS 9 Radio "La Voz del Aire".

El diario "Critica" del 4-06-1933, al ampliar sus comentarios sobre el festival, dice:

"El máximo Carlos Gardel interpretó 'Mano a mano' con la maestría acostumbrada en él. El público asistente a la sala del San Martín premi6 con verdaderas ovaciones la actuación de éste.

Cúnepa, el speaker de La Voz del Airé supo presentar correctamente a todos los artistas, distinguiéndose cuando presentó a Carlitos, diciendo, que CUANDO SE ESCRIBA LA HISTORIA DEL TANGO, EN PAGINA APARTE Y CON LETRAS DE ORO, SE DESTACARA EL NOMBRE DE CARLOS GARDEL."

(Bueno..., después del párrafo último, que por nuestra cuenta hemos transcripto con mayúsculas para que no pase inadvertido, decididamente no hay nada que agregar; solamente debemos reflexionar de ¡Cuánto representaba Gardel en "vida"!, ¡A qué nivel había llegado con su valorado arte!, y ¡Qué PROFETICAS PALABRAS las del locutor José Cánepa!... ¿No le parece amigo lector?)


Edmundo Guibourg, destacado escritor de la época y amigo de Gardel, dijo una vez,"el Gardel cuya personalidad hemos visto distorsionada por tantos fabricantes de infundios, sobre todo con relación a su origen natal, la simple verdad estúpidamente tergiversado; el muchacho nacido en Toulouse, un 11 de Diciembre de 1890, conforme a constancias irreversibles, el francesito que vino a saturarse para toda la vida de porteñismo". No se puede evitar comentar al respecto, y yo desafío personalmente, por intermedio de ésta revista al que tenga documentación para poder refutar mis afirmaciones sobre el caso. Yo les puedo explicar toda su trayectoria, desde su nacimiento en Francia hasta su muerte en Medellín, todo documentado legítimamente.


Carlos Gardel visto por Alejandro Dolina

"Son lazos demasiado fuertes los que me unen a Gardel, tal vez fue de él que tomé aquello de buscar la sobriedad en los recursos expresivos; me gustaría pensar que cuando uno escribe, cuando uno hace sus cosas evita los gritos, la furibunda adjetivación, y me parece que Gardel cantaba con la mitad de lo que tenía y ofrecía la otra mitad para que se la adivinaran. También me gustaría pensar que nos une, aunque se trate de dos Buenos Aires distintos el suyo y el mío, una misma y discreta vinculación con la tierra maestra. Muchos de los momentos más intensamente emotivos que he vivido, las más grandes emociones artísticas, se las debo a Gardel. No hay ningún artista que yo quiera y admire como a él. Si estuviera condenado por el resto de mi vida a la percepción de un solo artista, tanto sea un pintor, como un literato o un músico, no dudaría un solo instante en elegirlo a Gardel.

Mis primeros recuerdos- los encuentro en la infancia, cuando tenía tres, cuatro años, y reconocía los discos de Gardel, aquellos viejos discos de pasta. Me pedían uno en especial, yo iba a buscarlo y no le erraba, no sé como explicarlo, tal vez por alguna marquita que tenían los discos, vaya a saber, pero lo cierto es que los reconocía. Por aquel entonces Gardel formaba parte de la familia: era uno más. No pasaba un día sin que se escuchara un disco de Gardel. Tengo algunas vivencias muy fuertes de mi infancia. Recuerdo muy bien cuando escuché por primera vez Volvió Una Noche, en el patio colorado, con el sol entrando a pedacitos...era la tardecita, la hora de la siesta y yo que tendría unos diez años estaba tirado en la cama de mis viejos, cuando de repente empezó a sonar Volvió Una Noche, un tango que no había escuchado antes. Me dejó una impresión muy grande aquello de los amantes sobre los cuales finalmente había triunfado el tiempo: " había en mi frente tantos inviernos/ que también ella tuvo piedad..." Era toda una revelación. Y la interpretación de Gardel también me resultó impresionante".


Agustín Irusta recuerda una anécdota turfística

"Cuando la calle Corrientes era angosta y Gardel tenía caballos de carrera en sociedad con Maschio, ocurrió el episodio que voy a relatarles -comienza diciendo el popular cantor-. Me encontraba una tarde en un café céntrico en compañía de Roberto Fugazot cuando Gardel se hizo presente en el mismo para invitarnos a un asado que daban a la peonada del stud. La reunión fué de lo más animada, contándose también con la presencia del payador Víctor Galieri. Poco después invitados a cantar, lo hicimos a dúo con Fugazot. La presencia de Gardel "nos inhibía, por respeto, a realizarlo cada uno por nuestra cuenta", rematando luego la pequeña fiesta Gardel que entonó sus mejores canciones. Ese día corría en las pistas de Palermo el caballo Lunático de propiedad de Carlos, y con su generosidad característica nos dijo:"Aquí les regalo cien boletos. Si gana vengan al puerto que me voy para Montevideo. El caballo -continúa Irusta- entró segundo con la monta de Leguisamo, y nosotros lo mismo fuimos al puerto, pero no a cobrar, sino a despedir al amigo, que Carlos lo era de veras y en el mejor de los sentidos".

Revista Ahora, 22 de junio de 1954


"Subíamos la barranca de la calle Tucumán charlando. De pronto, nos topamos con un hombre joven, rotoso y sucio, que al reconocer al Gardel, exclamó: ‘Carlitos, Carlitos, ayudame’. Porque Carlitos era, más que un cantor popular, un ídolo, la gente se creía que él todo lo podía ... y a él le gustaba que lo creyeran. Me miró preguntándome: ‘Julio ¿querés ganarte unos mangos? Vamos a poner en circulación a este muchacho’ y sin esperar mi respuesta, lo tomó del brazo y nos llevó hasta una sastrería de la calle Reconquista, donde vendían trajes usados. Carlitos se dirigió al asombrado vendedor: ‘¿Tiene zapatos también? Vístalo de pies a cabeza. Ah, pero antes dele una toalla mojada para que se limpie’. Jamás podré olvidar esa escena. En el local había un espejo grande y, cuando el pobre muchacho se vio en él con su nueva indumentaria, lloraba y reía al mismo tiempo, sin saber qué decir. Carlitos no le dio más tiempo a reaccionar. Pagó y nos arrastró hasta una peluquería ‘aféitelo, péinelo y perfúmelo’ le dijo al oficial. Y luego volviéndose a mi: ‘Esto lo pagás vos. A mi se me acabó la plata. Además, vamos a dejarle un diez (billete de diez pesos) para que pueda movilizarse y buscar trabajo’. Así, mientras el peluquero hacía su trabajo, nosotros desaparecimos".

Rafael Flores

Extraído del libro "Gardel y el Tango. Repertorio de Recuerdos"
Ediciones de la Tierra
Madrid – 2001


"El peregrinaje artístico era su afición. Se paseaba por todas partes con una pinta porteña, entre maleva y señorial, y con los acentos de sus tangos,… Andaba ahora por Colombia, cantando y sintonizando aplausos. Allí lo ha sorprendido la muerte, esta muerte que por ser la de un artista perenne, siempre joven, parece la prematura e indigente muerte de un niño mimado", así el lunes 24 de junio de 1935, el diario Crítica de Buenos Aires, en una de sus columnas, daba la noticia de la muerte de Carlos Gardel.



Osvaldo Fresedo, Francisco Canaro and Charlo (standing)
Mercedes Simone and Carlos Gardel (sitting)

Blanca Podestá and Carlos Gardel
Blanca Podestá and Carlos Gardel dance "La cumparsita" 
at a private party in Mar del Plata in 1929.

(photo from the collection of Jorge M. Couselo (1925-2001))

Gardel with his guitar and on the microphone at NBC, New York

Gardel in Montevideo, Uruguay on January 1, 1930
"From one songbird to another" (De Zorzal a zorzal)
Gardel in Montevideo, Uruguay on January 1, 1930
For a bigger photo, click here.

Gardel singing at Radio Caracas (Venezuela) during his last tour in 1935

Carlos Gardel with Sadie Baron Wakefield and Charles Chaplin in Nice in May 1931

In Nice, Gardel performed at Le Palais de la Méditerranée.  Accompanying them on the left is Sadie Baron-Wakefield, who owned "Craven A" tobacco company. She admired the singer and protected him in every sense. It was she who invited him to visit her in Paris and  knowing he was not rich, she paid all the expenses for him and his accompanists. Carlitos had many debts  and Madame Wakefield with selflessness and patronage love helped him to pay them. She was instrumental in financing one of Gardel's first films - Buenos Aires City Lights (Luces de Buenos Aires) - with a title very similar  to Chaplin's movie.


From a letter Gardel wrote to his mother Berthe, dated May 11, 1931

"You will be happy to know that yesterday, they introduced me to Charlie Chaplin; he is a short man, very likeable and is almost equal to "the Tramp" who only recently made us laugh at a theater on Anchorena street. He came to salute me at the hotel, I sung a few songs for him. He was very moved when they translated to him Betinotti's "Pobre mi Madre Querida" (My poor dear mother). Perhaps he realized that those verses came from the bottom of my heart, as I remebered you."

Another photo of Gardel with Chaplin in Nice, May 1931.
In the background is the actor, Cesar Romero.

Charles Chaplin (Actor, scriptwriter and director of English cinema. 
Los Angeles, 1935) eulogizing Gardel:

"I knew the great singer in Nice... in March of 1931. Finding myself in Le Palais de la Méditerranée, a mutual friend put to us in contact... He had a superior presence of  voice and figure, an enormous personal sympathy that would gain him the immediate affection of everyone. So profound was the sympathy he inspired in me, that I remember clearly that we stayed up until the first light of dawn, in one night of joy that would never repeat itself... I told Gardel he would have triumphant future and advised  him to dedicate himself to the cinema... When Gardel arrived to the United States, he came to visit me, he was my guest which gave me the opportunity again to listen to his cherished songs... Days before initiating the tour, he came to bid me goodbye and we were together awhile. He already spoke correct English and told me that he was going to make a tour of Central America, the idea that I applauded. You can tell the public that with Gardel I lose one of my best friends, and they should know that the South American countries could not have a better representative among us. As far as the cinematographic art is concerned, it has lost a paramount figure that could never be replaced."

Con empresario Luis Pierotti frente a la Basilica San Pedro, Roma, Italia.


Es facil de distinguir donde apuntaba la camara en la foto de arriba. Esta foto es de mi visita a Vaticano en 2012.

Women in Gardel's Life / Las mujeres de Gardel:

His Menu/El menú de Carlos Gardel:

Remembering Carlos Gardel, articles by Francisco García Jiménez:

Gardel in Montevideo, Uruguay

Photo by FAIG Studio, Montevideo
Received from David Fernández Martín 
on Dec. 27, 2002

Carlos Gardel in 1908

"El dia que me quieras" movie poster
Fenix, Buenos Aires 1970

RECORDANDO

Lyrics: Alfredo Le Pera
Music: Carlos Gardel and Terig Tucci
La llama alienta en la chimenea,
y al crepitar las leñas encendidas
hoy me atormentan como llagas de fuego:
reabren en mi alma hondas heridas.
La llama loca corre y pirueta
y en el delirio de la noche oscura
reviven años de intensa amargura
que tristes me acompañan en mi soledad.
Crepitan las leñas, revive el pasado
del fondo del Tiempo como una visión,
y me trae el viejo perfume añorado
de la que fue un día mi sola ilusión.
Crujen las leñas, la llama agoniza,
mis manos persiguen aquella visión.
En vano se alargan, no hay más que ceniza,
ceniza en las leñas y en mi corazón.
Llevé las estrellas de tus claros ojos,
diáfana luz de sempiterna andanza,
que allá en la ruta de mis años mozos
fue mi suspiro, fue mi esperanza.
Ahora mi senda está llena de abrojos,
mi vida mustia ya no tiene llantos,
y el corazón zozobra de quebrantos
al verme avergonzado de mi ingratitud.

SE FUE CARLITOS
(MILONGA SENTIMENTAL)

Letra de Juan M. Vellich
Musica de A. Cosentino

Guitarra!, triste guitarra, 
que estas unida a mi pena 
por la doliente cadena 
que ha eslabonado el dolor. 
Con el pesar que desgarra 
las notas y el alma mia, 
llora conmigo este dia 
la muerte del ruiseñor... 
llora conmigo este dia 
la muerte del ruiseñor.

Carlitos, magno jilguero, 
excelso rey de los trinos 
y los arrullos divinos de 
tu canción sin igual... 
Al irte asi tan ligero 
perdio el gran Buenos Aires 
los ritmos y los donaires 
de tu garganta imperial... 
los ritmos y los donaires 
de tu garganta imperial.

Te lloran hoy los zorzales 
calandrias y los chingolos 
al encontrarse tan solos 
privados de tu dulzor!...
Y lloran mis arrabales, 
las mozas y los varones 
y gimen los bandoneones 
por el sublime cantor... 
y gimen los bandoneones 
por el sublime cantor!

Oh!, pajaro romancero 
que al trepidar de tus alas 
uniste al cielo tus galas 
en tu incesante quietud. 
Tu canto ha sido sincero, 
tu fibra fue de alto rango 
y fuiste de nuestro tango, 
gracia, expresion y virtud... 
y fuiste de nuestro tango, 
gracia, expresión y virtud.

Parece un sueño, Carlitos, 
que el cruel destino, inclemente 
cortara tan friamente 
tu sonrisa dulce y fiel... 
Estamos mudos, contritos; 
El tango se halla de luto... 
Todo es silencio absoluto! 
Murió Carlitos Gardel... 
Todo es silencio absoluto! 
Murió Carlitos Gardel...

 


Gardel Winks


Search our Gardel Site
Buscador de Gardel Web

Gardel Web - Home of Carlos Gardel - The King of Tango

Last update: June 24, 2011

Para escribirnos, favor oprimir aquí.

Copyright © MMXI Jack Lupic // Todos derechos reservados

NO PART OF THIS SITE (IMAGES AND
CONTENT) MAY BE USED (COPIED,
RETRANSMITTED, ETC.) WITHOUT A PRIOR
APPROVAL BY THE AUTHOR.