UN RECUERDO SOBRE CARLOS GARDEL

Por Guada Aballe
23 de julio de 2004

En el mes de julio del año 2003 tuve la suerte de entrevistar en forma telefónica al Sr José Caballero, quien contaba 85 años en el momento de nuestra conversación.

Entre los variados y valiosos recuerdos del Sr Caballero, hay uno que merece ser destacado en forma especial: uno que involucra a Carlos Gardel.

José era hijo de Froilán Caballero, jefe de comparsas de corsos y desde los cuatro años de edad tomaba parte en los carnavales de la época. Solían reunirse después del corso en una casa sita en la calle Uriarte, entre Honduras y Gorriti.

Cuando José tenia unos cuatro o cinco años de edad, tuvo la oportunidad de ver a Carlos Gardel y la escena que presenciaría quedaría grabada para siempre en la mente del pequeño niño, con tanta intensidad que, ochenta años más tarde, podía recordarla con nitidez plena.

El niño, como se dijo anteriormente, tomaba parte activa en la comparsa, trepaba sobre cuatro hombres y allí, arriba del cuarto, hacía prueba de equilibrios, luego ese cuarto hombre lo lanzaba al aire y el padre lo sujetaba. Otras veces iban a los cines o teatros, tenía que disfrazarse de clown o gaucho, zapateaba...En sus recuerdos aparece también la figura de Eduardo, un cantor que era de Junín, un hombre sencillo que cantaba muy bien.

En la ocasión que nos interesa, finalizado el desfile, se habían dirigido todos a esa casa de la calle Uriarte y Carlos Gardel estaba entre los presentes. Lo recuerda vestido con tiradores y cinto, el cinto era una faja y sobre ella usaba el chaleco, zapatos, polainas, camisa con gemelos y “lengue” de seda.

Estando todos en la casa nombrada, en un momento un grupo de personas comenzó a pelear, a discutir y a levantar la voz. Gardel no participaba en el problema, no gritaba ni discutía, estaba parado en el marco de la puerta de la cocina cuando alguien lo empuja involuntariamente ( habían empezado a pelear y empujarse) y si Carlos no hubiera estado parado allí, se hubiera caído al suelo. En ese instante, don Friolán, (el padre de mi entrevistado) pasó el brazo por arriba de un hombre para pegarle a alguien y sin querer le pegó a Gardel un golpe de puño en la cara. Se quedaron todos quietos y al pequeño José, que se había asustado mucho, lo mandaron a la cama, le dieron chocolate y granadina para que se le pasara el susto. Más tarde, cuando volvió al patio, vio que Gardel ya estaba con rancho. Y no recuerda el motivo por el cual esas personas habían discutido y generado el conflicto que, sin querer, terminó perjudicando a Gardel.


Agradezco al Dr Miguel Sangiovanni, por haberme puesto en contacto con el Sr José Caballero.

Volver a la pagina de Guadalupe Aballe

Carlos Gardel Home Page logo

Last update: July 23, 2004

Copyright © MMIV Jack Lupic // Todos derechos reservados

NO PART OF THIS SITE (IMAGES AND
CONTENT) MAY BE USED (COPIED,
RETRANSMITTED, ETC.) WITHOUT A PRIOR
APPROVAL BY THE AUTHOR.