ASTILLAS DE GARDEL
Por José María Otero

Buenos Aires, 7 de fevrero de 2008

El origen de la fabula de un Gardel uruguayo o como se fabrica una historia

Deseo en estas líneas presentar al autor del trabajo que señala el epígrafe. Otero no es un personaje “descolgado”, que de golpe desea expresar un berretín y para ello recurre a los tantos sitios que existen en Internet. 

José María Otero
José María Otero
Fuente: Todo Tango

José María Otero es un ser conocido por su trayectoria. Un inclaudicable porteño de Parque Patricios, milonguero y futbolero. Periodista en el diario La Razón, en Editorial Abri y la revista “El Gráfico”. Fue Jefe de Deportes de los canales 7 y 9 de televisión y amigo de Julián Centeya, Alfredo Gobbi, Pichuco, Pugliese, Lavié, Rufino, Alberto Castillo,  Julio Sosa y  Enrique Campos, entre otros. 

En el año 1974, se radicó en España, donde entre otras cosas, fue  corresponsal de El Gráfico, Radio Rivadavia y Videoshow, a la vez que fundó el Club Argentino de Madrid, el  teatro el “Conventiyo” y la revista Mundo Argentino, que co-dirige desde hace 11 años con Osvaldo Parrondo. 

Es historiador de tango, poeta lunfa y enseña a “Bailar Tango”, danza que es una de  sus grandes pasiones y que copó sus sueños durante la década del cincuenta, donde la ejercitó – sin grupo - en las mejores milongas de Buenos Aires. 

Por ello, es que nunca nadie  podrá negar que José María Otero:  “Fue un destacado habitante de la noche porteña.”

La frescura de la nota que hoy se reproduce, nos sitúa en la realidad gardeliana de quienes hemos  abrevado en las mismas calles que transitó Carlos Gardel. 

                                                                José Pedro Aresi

Se ha dicho y escrito tanto sobre Carlos Gardel, que uno se siente un pigmeo ante la documentación e investigación exhaustiva de numerosa gente capacitada sobre las peripecias, del más grande cantor que diera el tango. El mismo que inventó la forma de interpretarlo.  

La obra de Julián y Osvaldo Barsky es como un gran colofón a tanto derroche de tipografía, pero siempre habrá alguien capaz de buscarle un ángulo distinto a la melopea de investigación y anecdotario que también pueblan mi biblioteca y discoteca,  porque desde pequeño me atrajo su figura y su canto.  

Con mi hermano intentábamos pescar alguna radio uruguaya que a todas horas ofrecían grabaciones del Morocho y encontrábamos en el dificultoso dial los primeros temas gardelianos cuando cantaba con la escoba del Negro Ricardo y nos deleitábamos con esa voz que subía allá arriba, donde parecía que iba a quebrarse. Antes de que encontrase el estándar definitivo y se transformara en el astro internacional con los temas de sus películas.  

Charlando con los amigos, de repente nos encontramos que también uno ha seguido la ruta de sus andanzas. Ha conocido gente que frecuentó la amistad de Gardel y nos dejó anécdotas suyas poco difundidas: Alfredo Gobbi, Horacio Pettorosi, Azucena Maizani, Mauricio De Vinnent, José Plaja, Francisco García Jiménez, Antonio Rodio, Julio De Caro, Pedro Quartucci, Tito Lusiardo, Piazzolla, Salvador Pizarro y Alfredo Bigeschi, mi compañero de redacción en La Razón.  

Recorrí varias casas de Medellín donde se guardaban recortes de prensa del fatal accidente aéreo y me contaron historias que se iban transmitiendo de boca en boca porque en toda Colombia, pero especialmente en dicha ciudad, había un sentimiento de fervor y cariño hacia nuestro Zorzal.  

En el aeropuerto antioqueño –donde rato más tarde estuvimos a punto de hacernos bolsa con la delegación del Racing Club- vimos infinidad de placas que lo recuerdan. Sin pensarlo quizás, acumulé recortes, libros, fotos, historias y por supuesto he hablado en radio y he escrito en prensa sobre Gardel. Y hoy  me siento obligado a contribuir a esta mega historia poniendo mi granito de arena en la espesa bibliografía. 

 I) Estuve en Toulouse. Tuve la suerte de sacarme una foto en el Hospice donde naciera el 11 de diciembre de 1890, en la Rue Reclusanne nº 78,  justo antes que lo demolieran. Visité la casa donde vivió hasta los 2 años, en Canon d’Arcole nº4 y por casualidad parloteé un rato con un señor De la Mata que vivía en el primer piso y que por supuesto, su apellido me era familiar por el genial gambeteador rosarino apodado Capote. Me contó que intrigado por las visitas y los comentarios, había conversado con algunas personas y periodistas que venían a indagar datos y como le habían regalado discos del cantor, se había entusiasmado con nuestro juglar y le encantaba. Estuve en el Registro Civil de Toulouse, comprobé su partida de nacimiento y los amables empleados del mismo también me hablaron de su orgullo por el paisano que había triunfado tan lejos de su patria. 

 II) Mi compañero Esteban Peicovich estuvo en La Bisbal, un pueblo gerundense de Cataluña y entrevistó a José Plaja, una especie de secretario-ayudante-traductor de Gardel en Nueva York contratado expresamente para tal función por Éxito Productions, que estuvo en el avión fatídico. Una semana santa que nos fuimos con la familia por la Costa Brava, atravesamos ese rincón de L’Empordá especialista en cerámicas y bombones y me picó la curiosidad, tenía su dirección y me largué hasta su casa.  

El incendio del aparato lo agarró tirado en el pasillo de costado por lo no se quemó uniformemente, y de allí cayó a la pista donde un operario del aeropuerto lo roció con un extintor salvándole la vida. Su hermano lo llevó al Medical Center de Nueva York y debieron amputarle los dedos de ambos manos, pro lo cual tenía dos muñones y  un rostro cruelmente deformado por las quemaduras.  Me dijo que Gardel trataba a todos con gran respeto, que era cariñoso pero  que en los momentos previos a los vuelos cambiaba repentinamente el humor y se ponía muy nervioso e irritable. También deslizó algunas anécdotas y me contó que todas las fotos y recuerdos que tenía del cantor se los había ido regalando a Roque Olsen, un futbolista entrerriano que luego de jugar en Tigre y Racing emigró a España, integró el Real Madrid junto a Di Stéfano y fue entrenador de muchos equipos. En un hotel de Sevilla charlé un día con él y me dijo que efectivamente, cada vez que estaba cerca de Gerona, se pasaba por la casa de Plaja y éste le regalaba fotos y objetos. Los tenía guardados en un baúl y se iba a poner a buscarlos. Lamentablemente falleció en 1992 y no pude orejear aquellos recuerdos.    

III) En una oportunidad que cubríamos una gira de la Selección por varios países de América, en 1968,  veníamos de despachar nuestros telex a los respectivos medios, juntamente con Vega Onesime, Proietto y Ruprecht, colegas de otros medios con los cuales compartíamos una suite en el Hotel el Conde de Caracas, y paramos a tomar algo en un bar pequeño, tipo Copetín al paso. Estábamos departiendo y se nos acercó un señor mayor de traje negro, sombrero gris, narigón, de voz ronca y aspecto entre Jimmy Durante y George Raft. Nos preguntó si éramos argentinos, -algo evidente-, y se presentó: Era compatriota y  el Jefe de la Sección carreras del Diario El Nacional de Caracas. Había trabajado en carreras en Crítica y llevaba años en Venezuela. No recuerdo su nombre pero lo  publiqué en La Razón entonces. Al final me quedé dialogando con él porque en la conversación comentó que había sido quien había organizado la gira de Gardel por Venezuela, previo a la de Colombia. Me aportó algunos detalles sobre su respeto reverencial hacia el público, el asedio impresionante de sus fans y las mujeres y la invitación del presidente Juan Gómez que lo contrató  para cantar en su residencia.  

 IV) Estábamos en el bar “Ricardito” de Mar del Plata, con el pelado Costa, integrante de una tertulia futbolera que teníamos los lunes en los baños turcos Colmegna, y Adolfo Pedernera. Costa nos presentó a Horacio Pettorosi que vivía allí, ya retirado y se agregó a la rueda. Mientras despachábamos los aperitivos y los variados platitos marca de la casa nos fue desgranando recuerdos gardelianos. “No era minero, -decía refiriéndose a las mujeres que se le atribuyeron- Lo justo para cubrir las necesidades…, en cambio era muy “escolaseador”. Le gustaba jugar a todo, especialmente las carreras y a veces teníamos problemas para cobrar y se atrasaba. Pero nunca nos dejó colgados, al final cumplía siempre…” Nos contó que cuando compusieron entre ambos y Le Pera: “Silencio”, discutieron bastante sobre algunas partes del tema y que en los primeros ensayos Gardel se emocionaba y tenía que parar, porque el tema lo afectaba mucho. Un día lo ensayaron delante de Cadícamo en la casa de Gardel, -donde Enrique había ido a hacer unos retoques a “Criollita de mis ensueños”-.  y también diría éste que el tema le puso la piel de gallina. Y Pettorosi nos contó esa historia de que la música de Bandoneón arrabalero era suya y que se la había vendido en París a Juan D’ambroggio, “Bachicha” por unos francos que necesitaba para pagarse el viaje de regreso a Buenos Aires. 

V) Alfredo Gobbi me vareó tempranamente a su lado y con él aprendí muchas cosas y supe de situaciones, anécdotas y comentarios sobre el Morocho, que grabó 5 obras de su padre. Cuando Alfredo Gobbi (p) le ofreció su vals La entrerriana, Gardel iba a ensayarlo a casa del músico, cantor y animador uruguayo. Alfredito, con 15 años,  lo acompañaba al piano en esas pruebas y me recordaba que el cantor le decía: “Sos francesito como yo y estás metido desde pibe en el tango. Vas a llegar lejos con semejantes viejos que tenés y tanto talento en el marote…”. Por entonces no estaba en auge la polémica sobre el origen de Gardel y esos comentarios no llamaban la atención de nadie, aunque en Uruguay se estaba fraguando el novelón que daría origen a un libelo firmado por el argentino Horacio Vázquez Rial en forma de libro hace 3 o 4 años. En el mismo, escrito de apuro e impreso en cuerpo 20 para llenar páginas, dado que el sujeto no tenía documentación ni elementos serios, denigra a mucha gente amiga de Gardel y termina desbarrando de manera lamentable haciéndole un flaco favor al cantor y al tango. Y obligando a poner entrecomillado su oficio de “escritor”. 

VI) Y el inventor de toda esta ficción sobre el presunto origen uruguayo de Carlos Gardel, se llamaba Erasmo Silva Cabrera que firmaba con las letras de su apellido invertidas: Avlis. Viajé innumerables veces a Montevideo, por mi cuenta y profesionalmente. Una mañana estaba en una librería céntrica donde compré el Informe sobre Gardel, de Federico Silva que me pareció muy interesante y el primer libro de poemas de Horacio Ferrer: Romancero canyengue. También hojeé Gardel oriental – Alegato por la verdad, de Silva Cabrera. Lo estuve repasando y pensé que era una novela como había hecho César tiempo con Así quería Gardel. Lo vi como una ficción rocambolesca y lo descarté.

En el año 67, con ocasión de jugarse el Sudamericano de fútbol en Montevideo, usábamos allí la redacción del flamante diario BP Color, al frente de cuya Secretaría de redacción estaba el recordado Edgardo Sajón, secuestrado y muerto por los militares argentinos años más tarde. Y uno de los propietarios era el pintoresco Bernardo Larre Borges, militar sui géneris, entrenador de básquet y periodista. Un tipo sensacional que nos dejaba las puertas del diario abiertas de par en par, esperaba con Sajón a que termináramos de mandar las crónicas y se venían a cenar de madrugada con nosotros a una parrilla del parque Rodó.

Una mañana fuimos con Bernardo (su hijo estuvo preso por presunto tupamaro y cuando pudo sacarlo de la cárcel lo despachó a España y me lo recomendó especialmente) al café “Sorocabana” de la Plaza Independencia, frente al Palacio Salvo. Saludó a medio mundo y me presentó a 3 periodistas de El País. Uno de ellos era Erasmo Silva Cabrera. Le recordé su tango Esta noche en Buenos Aires, con música de Ángel D’Agostino y Eduardo del Piano que grabó la orquesta del pianista con la voz de Angelito Vargas y que siempre me encantó. Uno de sus compañeros me conocía de vista porque hacía también fútbol y luego se acercó a nuestra mesa. Y de pura casualidad salió la conversación sobre Gardel y se entraron a comentar pormenores de la historia del Gardel uruguayo, aunque insisto en que no existía la fiebre actual. Este hombre nos contó brevemente el invento. El propietario del Diario El País Enrique Scwank cambiando impresiones con Silva, hablando del pasaporte uruguayo del cantor y del fervor oriental por Gardel le dijo a Avlis si no se animaba a escribir un par de notas sobre el tema. Este dijo que sí y se mandó dos espiches que causaron gran impacto. Y como esas telenovelas o radioteatros que se alargan o achican según la audiencia, tuvo que empezar a estirarlas y lógicamente a fabular porque no tenía argumentos para ensanchar la historia. Tampoco había sido ése el objetivo inicial sino simplemente crear un estado de duda, dejar flotando la teoría del Gardel oriental y vender ejemplares. El hecho rebasó las previsiones y Silva tuvo que echar mano de una imaginación caribeña tipo Macondo para enganchar personajes de todo tipo y entramarlos en forma inverosímil. Le fue tan bien con el invento que el mismo periódico utilizó aquellos artículos para editarlos en forma de libro. Y de esa forma nació el cómic que en los últimos tiempos ha sido desenterrado por gente interesada en vivir del cuento del Gardel oriental y de otra de buena fe que se lo cree. Así de simple. 

 VII) Coco D’Agostino era compañero mío y compinche noctámbulo en el diario La Razón. Hacía la última página sobre el espectáculo junto a Toni y Formento. A veces lo venía a buscar su tío: Ángel D’Agostino con su pinta bacana y sombrerito de pluma incluida, a la salida del Diario y cuando yo podía  les hacía compañía.  

Caminábamos por Florida o nos quedábamos en La Victoria de Avenida de Mayo y Piedras a tomar una sidra helada de barril con “amaretis”.  

Una noche le hable al tío Ángel de Avlis y me respondió riendo: 

- Buena gente, pero sanatero, con esa historia de Gardel… –  

- ¿Es un invento, ¿nó? , insistí yo recordando las referencias del “Sorocabana”. Y el con la seguridad que da el conocimiento de la cosa, agregó:

- Sanatas… - y le quitó trascendencia, moviendo la mano como espantando moscas. 

En ese momento, no pudimos imaginar la cola que traería luego este asunto.  

José María Otero



Nota Ed.: El mismo El País de Montevideo dejó el testimonio de como Avlis fabricó el cuento de un Gardel uruguayo. Coincide perfectamente con el articulo de José María Otero.

El rol de El País en la investigación histórica del origen uruguayo de Gardel
Por: Guillermo Pérez Rossel

"Gardel nació en Tacuarembó, pero AVLIS nació en Touluse". Con esta definición burlona solíamos saludar el ingreso de Erasmo Silva Cabrera ("AVLIS") en la redacción de El País allá por los años 60 cuando él era el único que sostenía tozuda y públicamente que Gardel había nacido en Uruguay"



José María Otero commented on a video on YouTube.
Shared publicly - 1 Jan 2014
https://plus.google.com/112183568777968067622/posts


Muchachos, recapaciten.

La historia del Gardel uruguayo la inventaron hace muy poquito. Julio Sosa era uruguayo, como Canaro, Pintín Castellanos, Vila, Roldán o Artola.

Paren con lo de Gardel uruguayo. Jamás dijo en vida que lo era. Entonces, era un mentiroso, traidor a la patria, ¿O qué? Era francés (lean sus documentos), nacionalizado argentino. Y punto.

Lo demás es puro negocio.

Referí

Nota Ed.: Ver también los comentarios en YouTube.

GARDEL

“Si podemos decirle al fin de cada disco:
-Te pasaste Carlitos….”

Héctor Negro

 

 

Antaña devoción tangoesquinera
que el suburbio trasvasa
a parroquiana adoración hornacinera.
Es la musa sangrante
que fatigó el trovador itinerante.
¡Un llanto de ciudad, esa argamasa
entregada a su brújula albaceante!

 

Al yirar de la gente
que ataracea los huecos de su ausencia,
en la querencia,
el eco de su voz llega doliente;
fértil presencia,
que la metrópoli encelará como tesoro,
la oración fundamental de nuestro canto,
la sonrisa de goma tragacanto,
la voz invicta, el carretel sonoro.
Por la herida vitrola,
desangra el mensaje una ventana
y ante los versos que exuda la consola,
la misa gardeleana,
revive en el milagro feraz de aquella gola.
¡Al aire zorzalea
una bandada volátil que gorjea,
reconociendo el mensaje tangosanto
y chairándole al timbre llamador un contracanto;
en la lunita rayada picanea
el temblor de una viola y nos arrea
levitando, esa voz inmortal, desde el espanto!
Contribución: José María Otero
(22 de abril de 2016)
 

28 jun. 2010 - "Gardel", poema de José María Otero al cumplirse 75 años
 de la trágica muerte del más grande cantor de tango. ... Angel Yonadi.

 


Enlaces al tema:
  1. José María Otero rinde homenaje a Gardel: 24 de junio de 2016.
  2. Nota en Todo Tango sobre el articulo de Sr. Otero. 18/04/2016.
  3. Todotango.com. Comentarios sobre José María Otero. 2008
    José Pedro Aresi: 
    21/09/2009 04:51:46 a.m. ¿Y? Donde están las huestes absurdas que no se animan a entrevistar al periodista José María Otero. No es un Baldaserre, ni un Galllardo. Nada de eso es un ser que afortunadamente está con nosotros y ejerce su función de periodista en Madrid. ¿Porque no lo entrevistan? O es que se especializan en hacer hablar a los muertos, falsificar fotos y hablar siempre sin pruebas.
  4. La Mini biografía de Otero se puede leer en Todo Tango: Colaboradores.
  5. JOSE MARIA OTERO PRESENTO EL ABC DEL TANGO,EXCELENTE RETRATO DE LOS GRANDES
  6. ABC del tango. Biografias de grandes figuras (Spanish Edition)- Jose Maria Otero- 9789500519366- Amazon.com- Books
  7. Corregidor - Blog ABC del Tango. Biografías de grandes figuras. José María Otero.
  8. GARDEL- poema de José María Otero.wmv - YouTube
  9. José María Otero - Google+
  10. LOS AMIGOS DE GARDEL- febrero 2009. Juan Carlos Esteban.
  11. El rol de El País en la investigación histórica del origen uruguayo de Gardel
    El mismo El País de Montevideo se burlaba de Avlis: "Gardel nació en Tacuarembó, pero AVLIS nació en Touluse". Con esta definición burlona solíamos saludar el ingreso de Erasmo Silva Cabrera ("AVLIS") en la redacción de El País allá por los años 60 cuando él era el único que sostenía tozuda y públicamente que Gardel había nacido en Uruguay".
  12. ANTE LA INFAMIA- por Alfredo Carlos Dighiero, junio de 1997
  13. Una polémica que se termina. Por Lincoln Maiztegui Casas, EL OBSERVADOR Sábado 20 de diciembre de 2003 Montevideo, R. O. Uruguay.
  14. CHARLES ROMUALD, S'IL VOUS PLAÎT. Por Lincoln Maiztegui Casas, EL OBSERVADOR, Montevideo, Uruguay - Sábado 14 de setiembre de 2002.
  15. CARLOS GARDEL: EL JUICIO SUCESORIO EN URUGUAY. 27 de Febrero de 2008. Por Juan Carlos Esteban.
  16. Los encuentros familiares de Gardel. Por Juan Carlos Esteban. Las cinco visitas de Carlos Gardel a sus familiares en Toulouse, Francia (1924-34).
  17. La documentación que certifica el origen francés de Carlos Gardel. Comprueba una vez mas la inexistencia de Gardel Oriental.
  18. 51 Respuestas demoledoras de Marcelo O. Martinez
    Las 51 respuestas son de autoria de Marcelo O. Martinez tal como fueron publicadas por el en el foro de Gardel en Todotango.com el 12 de noviembre de 2010. El obvio intento del Sr. Martinez ha sido de rebatir un montón de infundios que el supone fueron originados por Martina Iñiguez bajo un seudónimo en http://blogsdelagente.com/carlos-gardel/, el articulo fechado 9 de octubre de 2010 y titilado "Carlos Gardel… ¿francés? – Las preguntas del millón".
  19. LOS VENTICUATRO PILARES DE LA IDENTIDAD DE CARLOS GARDEL. Por Juan Carlos Esteban
    La legitimidad del Testamento Hológrafo, aceptado judicialmente y periciado a posteriori, por los legistas Torre y Fenoglio, cerró definitivamente, las objeciones de orden técnico o especulativo. La pretensión de cuestionar su VERACIDAD nunca fue materia de Apelación de orden jurídico o documental con acreditada seriedad. Nunca fue fundamentada doctrinariamente, salvo como recurso retórico. Constituye una argucia subjetiva, lindante con la ciencia ficción.

Para escribirnos, favor href="editorial/email-formulario.htm">oprimir aquí.
 

Gardel Web - Home of Carlos Gardel - The King of Tango

Last update: February 16, 2009

Copyright © MMIX Jack Lupic // Todos derechos reservados

NINGUNA PARTE DE ESTE SITIO (IMÁGENES Y CONTENIDO)
NO PUEDE SER UTILISADA (COPIADA, RETRANSMITIDA, ETC.)
SIN EL PREVIO PERMISO DEL AUTOR.