GARDEL EN FAMILIA

SU ULTIMA VISITA A TOULOUSE Y ALBI
SEPTIEMBRE DE 1934

MAS DOCUMENTOS, CARTAS, TELEGRAMAS Y TESTIMONIOS COMPRUEBAN QUE EL CANTOR ERA FRANCES

Por Juan Carlos Orofino

El viernes 14 de septiembre de 1934 Carlos Gardel llegaba a la estación de trenes de Toulouse con el objetivo de visitar a su madre doña Bertha Gardes a quien no veía desde hacía bastante tiempo. Era una promesa que le había formulado y además una buena posibilidad para tomarse un merecido descanso después de los ajetreados meses de actividad que habían transcurrido en New York mientras cumplía sus compromisos cinematográficos con la empresa Paramount. A través de la invalorable documentación consultada ha resultado sumamente accesible reconstruir aquellas lejanas jornadas en las que el zorzal criollo visitó por última vez a sus familiares y parientes franceses, con quienes ya mantenía fluidos contactos desde hacía varios años...

GARDEL DA INSTRUCCIONES POR TELEGRAMA

Gracias a la correspondencia que hemos examinado advertimos que Gardel permanecía en permanente contacto con varios de sus colaboradores más cercanos. Desde Buenos Aires su representante e íntimo amigo Armando Defino lo mantenía informado de las últimas novedades vinculadas con sus finanzas y otros asuntos, en tanto que el músico argentino Terig Tucci en New York, recibía los anticipios de lo que el zorzal planificaba elaborar previendo un ya inminente retorno a los Estados Unidos para continuar con sus trabajos cinematográficos en los estudios de Astoria. Gardel utilizaba permanentemente el telegrama para comunicarse con las personas que atendían sus asuntos personales. De la enorme masa de documentos que hemos inspeccionado, reproducimos dos cables que Gardel envió a su representante Defino, confirmándole que en las semanas venideras le remitiera toda la correspondencia al hogar de su familia francesa en Toulouse, con lo que el cantor constituía allí un "auténtico domicilio legal". El documento (una prueba más de la relación existente entre el cantor y "los Gardes") remitido desde Nueva York, el 15 de agosto de 1934, dice textualmente (ver "Telegrama A"):

"NLT DEFINO CANGALLO 1593 BAIRES.
CONTENTISIMO RESULTADO FELICITALO FRANCISCO LAMENTO DE ALMA ACCIDENTE LEGUI MANDARAS CARTAS TOULOUSE HASTA VEINTE SEPTIEMBRE VIERNES CANTO RADIO CARIÑOS 
CARLOS"

Telegrama A.
Remitido desde Nueva York, el 15 de agosto de 1934.

Como se habrá advertido, en el telegrama Gardel envía felicitaciones a su gran amigo el cuidador Francisco Maschio y lamenta un accidente sufrido por Irineo Leguisamo, anunciando también una de sus presentaciones radiales a través de la National Broadcasting Corporation (NBC) de New York.Sin dudas el zorzal no olvidaba a sus dilectos amigos vinculados al apasionanate mundo del turf, del que permanentemente requería novedades. En cuanto a la transmisión radial, como ya se sabe, fue una de las varias que efectuó combinando un enlace directo entre emisoras porteñas y la poderosa cadena neoyorquina.

DOÑA BERTHA ESCRIBE AL MATRIMONIO DEFINO

En una carta fechada en Toulouse el 20 de septiembre de 1934, la madre de Gardel escribe al matrimonio integrado por Armando y Adela Defino sobre la visita de Carlitos a la casa de su tío Juan Gardes...

Queridos amigos: Vengo a darles noticias mías, que tardé un poco a propósito y es porque quería darles todos los detalles de la estadía de mi bueno y querido hijo en Toulouse, que aunque fueron más días que otras veces, nos pareció poco, y más, como usted sabe eran más bien las tardes que él venía a casa. Pero, como yo sé sus costumbres, que él más bien cena y no almuerza, que ha sido una alegría al recibir toda la correspondencia que le mandaba su querido amigo Defino, que se puso a leerla enseguida que llegó a casa de Juan, en la mañana del 14 de septiembre, porque fuimos a buscarlo con mi hermano. Ese día sí almorzó con nosotros y ese día lo pasó entero. El 18 hemos ido a Albi para saludar a Marisú y hacerle conocer a Carlos al hijo y demás familia, como se lo había prometido. Usted ha de recordarlo, pero, como es cerca de Toulouse, en una tarde fuimos y volvimos. Se volvieron locos de contentos, pero sufrieron un gran desengaño porque querían todos que pasara unos días allí. Para Carlos iba a ser demasiado: no quiso. Les prometió, para cuando volviera en mayo, que tendría más tiempo que ahora...

MARISU LA FORMIDABLE

Precisemos algunos detalles. Albi se encuentra a una veintena de kilómetros de Toulouse. Gardel había conocido a Marisú (ver fotografía "Marisú, la formidable"), prima de doña Bertha en su ciudad natal, en diciembre de 1933, en un jocoso episodio que Armando Defino evoca en sus memorias:

"Me llamó la atención una prima de doñaMarisú "la formidable". Berta que residía en Albi, cerca de Toulouse y había hecho el viaje expresamente para conocer a Carlos. Estábamos en plena charla tomando un buen "pernod", que preparaba don Juan Gardes, hermano de doña Bertha, cuando vimos entrar una figura cómica, de unos 75 años, un metro y medio de estatura, muy de acuerdo con la moda pueblerina, y un enorme paraguas que a la vez le servía de bastón y que hacía resonar sobre las baldosas deliberadamente. Se plantó de repente, delante de todos, y, aunque ya había distinguido a Carlos, picaresacamente se dirigió a doña Bertha preguntándole: -¿ Dónde está Charló?. Esta señora llamada "Marisou", aunque no había tratado a Carlos, lo conocía muy bien a través de descripciones y conversaciones con los familiares. El cariño con el que saludó a Carlos, sus frases ingeniosas, hicieron que Carlos asombrado exclamara: -"Pero esta Marisou es formidable". Esta quiso que se le explicara el calificativo y una vez que lo interpretó, se cuadró delante de nosotros y nos dijo: -Me gusta: está muy bien.En adelante me llamaré "Marisou la formidable"...

Cuando al año siguiente se reencontraron en Albi, Marisú quedó fascinada con las canciones francesas que Gardel interpretó en su casa. Pretendía conseguir esas grabaciones a toda costa, pero resultaba dificultoso obtenerlas en Albi. Carlota, cuñada de doña Berta, no quería saber nada con obsequiarle las que ella tenía en su hogar por lo que la madre de Gardel, en otra carta dirigida a Defino le solicitaba la correspondiente ayuda:

"En Toulouse ni en Albi hay. Si usted pudiera informarse en lo de Max Glücksmann si las hay en París o usted podría mandármelas de Buenos Aires como muestras. Son éstas: Je te dirai, Deja, Folie, Parlez-moi d' amour. Ella está loca por hacerlos oir a todas sus amistades y yo estaría muy contenta de ofrecérselos..."

GARDEL EN ALBI

Aquella visita de Gardel con sus tíos a Albi nunca se borraría de la memoria de Elise Ramieres, la esposa de Louis Ramieres, primo segundo de Gardel. Muchos años después Elise evocaba aquel momento al periodista argentino Eduardo San Pedro ...

"Lo conocí seis meses antes de su muerte, en Albi, a 23 kilómetros de aquí.Yo vivía en ese lugar y él me vino a visitar. Mi marido era chofer de camión y fue especialmente ese día al bosque para buscar hongos. Imagínese, queríamos darle a Carlos algo bueno. Esa noche nos quedamos muy tranquilos porque los hongos y el gruyere le gustaron mucho. Tanto que ha pesar de que él cuidaba la línea (porque era propenso a engordar) comió abundantemente...le pregunté por qué no se casaba. El me miró, sonrió de oreja a oreja y me dijo: ¿Sabe una cosa Elise? Eso para mí es casi imposible. Con la vida que hago tendría que dejar a mi mujer sola muchas veces. Y yo no quiero que mi mujer sufra. No se debe dejar a una mujer sola. Entonces yo le dije: lo que pasa es que usted debe tener muchas, Carlos. Y eso le causó mucha gracia... Aquella noche cantó para nosotros. Fue un regalo inmenso. Me contaron una vez que había gente que decía que Carlos no era el hijo de Bertha. Ridículo: ella siempre quiso que cantara, desde chico. Bertha me contó que él cantaba mientras ella trabajaba en Buenos Aires..."

Después Elise confirmaría algo que el mismo Gardel menciona en sus cartas y que, por lo visto, era una idea que planificaba materializar en poco tiempo más...

"Carlos pensaba comprar una casa grande y linda en Niza y necesitaba tener caseros de confianza. Nos propuso que fuéramos nosotros. En ese momento estábamos pasando una situación muy difícil y eso nos venía perfectamente, solucionaba nuestros problemas económicos. Además el hecho que él nos tuviera tanta confianza nos alegraba mucho. Por desgracia...por desgracia Carlos murió en ese accidente de aviación... Bertha me llamó. Ella, pobre, se enteró por radio. Estaba escuchando un informativo y se enteró de esa forma. ¿Se imagina? Ella me llamó y yo fui a Toulouse para acompañarla. Eramos amigas...yo lo conocí a Armando Defino, el amigo de Carlos, cuando vino a Toulouse a buscar a Bertha para llevarla a Buenos Aires. Me acuerdo que ella me dijo: el día que me muera quiero que me entierren junto a mi hijo. Si no, que nos traigan aquí, donde nacimos. Tiempo después, en Albi, fui a ver Luces de Buenos Aires. Me puse a llorar, lloré mucho..."

El proyecto de Gardel de vivir largas temporadas en Niza se ve completamente confirmado a través de su correspondencia con Defino. En una famosa carta escrita desde New York, el 16 de octubre de 1934, apenas llegado de Francia, le dice a su amigo y representante (ver "Carta New York 1934"):

"Tengo el proyecto de comprarme una casa en Niza para la viejita y nosotros. El clima es ideal para ella y yo la encontraré de manera que tenga comodidades para todos. Las casas son baratas allí. Esto es un proyecto pero ya lo estudiaremos... Pasé momentos estupendos con la viejita que está muy bien y conocí una familia que nunca hubiera pensado, toda gente muy buena y agradabilísima..."

Una famosa carta escrita desde New York, el 16 de octubre de 1934.

Gardel menciona permanentemente en su correspondencia a su madre y demás familiares franceses y siempre lo hace empleando términos cariñosos. Sin dudas más elementos de juicio que nos permiten llegar a conclusiones valederas sobre los verdaderos afectos del zorzal...

FOTOS Y VISITA DE UN AMIGO

Fue durante esa visita de Gardel a sus parientes de Albi que se registró la ahora famosa fotografía que ilustra esta nota (ver "Gardel y los Gardes, 18-09-34"). La toma fue lograda con una pequeña cámara familiar y no fue una sola originalmente. Había varias pero, alguien ya fallecido, a quien en confianza se le suministró este valioso material gráfico no lo devolvió jamás, por lo que el resto de las fotografías tomadas durante aquella memorable visita del zorzal se encuentran extraviadas actualmente lo que constituye una lamentable e importante pérdida para nosotros. Es el único documento fotográfico localizable hasta ahora y allí identificamos a Carlos Gardel junto a sus tíos Jean y Charlotte, ubicados a su izquierda. Se desconoce quien es la primera mujer a la derecha. La joven con el niño es Elise Ramieres, la nuera de "Marisú la formidable" (Marie Aragou Ramieres).

Gardel y su familia francesa en Albi, 18 de septiembre de 1934

Las personas son de izquierda a derecha: Una mujer desconocida, la madre de Elise Ramières, Elise Ramières con un niño desconocido (la esposa de Louis Ramières 1884-1964 - el hijo de Marisou y primo de Gardel - quien tomó la foto), Carlos Gardel, Jean Gardès, 1863-1935 (el tío de Gardel) y Charlotte Gardès Laurence 1869-1950 (la esposa de Jean y cuñada de Berthe). "Fue durante esa visita de Gardel a sus parientes de Albi que se registró la ahora famosa fotografía que ilustra esta nota. La toma fue lograda con una pequeña cámara familiar y no fue una sola originalmente. Había varias pero, alguien ya fallecido, a quien en confianza se le suministró este valioso material gráfico no lo devolvió jamás, por lo que el resto de las fotografías tomadas durante aquella memorable visita del zorzal se encuentran extraviadas actualmente lo que constituye una lamentable e importante pérdida para nosotros." J. C. Orofino -2003.

He aquí una postal que Gardel envió a su familia en Toulouse.

En sus cartas doña Bertha evoca así la partida de Carlos aquel 20 de septiembre de 1934:

"En este momento se acaba de ir Carlitos a la estación para tomar el tren a París. Cenó con nosotros primero y lo despedí sin lágrimas para no hacerlo sufrir..."

Gracias a la misma doña Bertha nos enteramos que Gardel recibió una gran alegría durante su estancia en Toulouse. Su gran amigo Ernesto Giménez, con residencia en Barcelona, no dudó un instante en viajar especialmente desde España para visitarlo. Escribe doña Bertha:

"Vino Ernesto Giménez a pasar tres días en Toulouse con Carlos. Quería abrazarlo antes que se volviera a New York. El está en Barcelona y dice que para fin de año se va a Buenos Aires..."

El propio Gardel le confirma a su amigo Defino, a través de un telegrama, la visita de Giménez, anticipando además la fecha de su próximo viaje marítimo rumbo a New York. El importante documento que se reproduce fue enviado desde Francia el 21 de septiembre de 1934, al día siguiente que Gardel dejara Toulouse, en su última visita a su ciudad natal. Dice así (ver "Telegrama B"):

DEFINO CANGALLO 1593 BAIRES 
VISITE MAMA ACOMPAÑO GIMENEZ ESTA CONTENTA MANDAN RECUERDO ENCANTADO OPINION DIARIOS EMBARCO TRES OCTUBRE CONTESTAME CUALQUIER NOVEDAD GEOWAITZ NIZA 
CARLOS

Telegrama B.
Enviado desde Francia el 21 de septiembre de 1934.

El documento prueba nuevamente la atracción que Niza provocaba en el espíritu del zorzal. Sus recorridas por la maravillosa Costa Azul eran habituales cada vez que visitaba su país de origen. Sin dudas, conocer sus actividades y planes futuros, y documentarlos adecuadamente, constituye un verdadero hallazgo en la reconstrucción de su biografía, muchas veces enfocada con especulaciones y afirmaciones gratuitas sin respaldo documental alguno, como se ha comprobado más de una vez.

CARTA A TERIG TUCCI

Sin embargo, al margen de su agradable estadía en Francia y de la visita de íntimos amigos, Gardel no dejaba de pensar también en sus compromisos profesionales. Desde su Francia natal le anticipa a Terig Tucci en carta enviada a New York:

"Llegaré a esa con el ímpetu de un león. Conté la aventura de Pancho Villa en el Rívoli.Todos muertos de risa...Andá estrujando la mollera viejo; quedan muchas cosas buenas por hacer todavía. ...Deseo seguir conociendo tu Nueva York , que me interesa cada día más..."

Gardel se refiere a las complicadas visitas que hizo con Tucci al cine Rívoli de New York. El músico se encargaba de hacerle la traducción al español de los diálogos del film "Viva Villa", lo que molestaba a los demás espectadores. Después de varios intentos fallidos encontaron un día pocas personas en la sala y por fin pudo Tucci traducir con tranquilidad la película a Gardel. En sus afectuosos saludos a la familia del violinista, desde Francia, Gardel no dejó de recordar al simpático perrito "Julio César Colita", la mascota preferida de Terig y su esposa Lola:

"Dale un tirón de orejas de mi parte a mi amigo Julio César Colita y decile que le debo un hueso macanudo. Hasta pronto, Carlos"

DESPUES DE MEDELLIN

No quiero culminar este artículo sin dejar de reproducir una hermosa carta que doña Bertha envió a sus familares, pocos años después de producida la tragedia de Medellín. En nuestra investigación sobre doña Bertha, efectuada con personas que la conocieron suficientemente bien y en la más cercana intimidad, siempre nos impactó sobremanera no sólo el profundo amor que profesaba por su hijo, sino también esa sensibilidad tan especial y significativa que creemos se manifiesta plenamente en su correspondencia, tal como lo demuestra esta carta dirigida a madame Ramieres, desde Buenos Aires, en 1941:

"Una vez por semana voy al cine y al cementerio para ver a mi hijo. Aquí dan tres películas en una función.Así me consuelo un poco. Además de esto, yo no quiero ir a ningún lado, ni pasear. Cuando estoy en casa escucho por la radio las canciones de mi pobre hijo. Es todo lo que yo deseo. Si tú supieras...nadie lo olvida. Todos los días, todas las radios pasan sus canciones y se dice todo lo bueno que fue para aquellos que lo han conocido. Si tú pudieras ver su mausoleo...nunca faltan flores al pie de su busto. Todas las personas que pasan le dejan una flor y el día del aniversario de su muerte se llena de gente. Y el día que dan una película suya la sala se llena. La gente no se cansa de verlo. Los niños lo aplauden cuando lo ven aparecer en la pantalla. Es una cosa increíble. Su retrato está en todos lados...

Creemos que resulta adecuado no agregar ningún comentario a esta carta. Simplemente nos preguntamos qué pueden decir aquellos que, desaprensiva e irresponsablemente, han calumniado e injuriado durante muchos años y con incomprensible y enfermizo odio a esta humilde y sufrida mujer...

CONCLUSIONES

Como se advertirá los pasos de Gardel durante su última visita a Toulouse y Albi pueden reconstruirse con marcada facilidad. La documentación presentada no deja ningún tipo de dudas con respecto a la relación y el trato que Gardel tenía con doña Bertha y sus familiares franceses. Estos documentos no sólo reflejan una agradable y particular semblanza de nuestro cantor. Con el trancurso del tiempo se han convertido en una extraordinaria y contundente prueba para solventar con firmeza otros elementos de juicio ya muy difundidos y que abarcan desde la partida de nacimiento de Gardel hasta sus últimas disposiciones testamentarias. La notoria ausencia de elementos probatorios que demuestren otro origen e identidad para Carlos Gardel otorga a la documentación francesa del ídolo un carácter irrebatible y definitivo.

Referencias:

Para la confección de este artículo se han consultado las siguientes fuentes:

  1. Correspondencia personal de Carlos Gardel y Bertha Gardes. Documentación que perteneciera a Armando Defino. 
  2. Defino, Armando: Carlos Gardel. La verdad de una vida. Fabril editora. Buenos Aires, 1968. 
  3. Fernández, Augusto: Por siempre Carlos Gardel. Latinpress. Buenos Aires, 1973. 
  4. San Pedro, Eduardo: En Toulouse, Francia, la tierra de Gardel. Revista Gente. Buenos Aires, 1975. 
  5. Tucci, Terig: Gardel en New York. Webb Press. New York, 1969.


Publicado con permiso de Juan C. Orofino el 17 de octubre de 2003. 
© Copyright 2003 por Juan C. Orofino.
Todos derechos reservados.


Enlaces:


Search our Gardel Site
Buscador de Gardel Web

Gardel Web - Home of Carlos Gardel - The King of Tango

Last update: November 5, 2004

Copyright © MMIV Jack Lupic // Todos derechos reservados

NO PART OF THIS SITE (IMAGES AND
CONTENT) MAY BE USED (COPIED,
RETRANSMITTED, ETC.) WITHOUT A PRIOR
APPROVAL BY THE AUTHOR.